Opinión

Trituradoras de papel, hogueras y caritas descompuestas

Trituradoras de papel, hogueras y caritas descompuestas

Publicado: 3 de diciembre de 2018 06:37 (GTM+2)

Susana Díaz y otros peces gordos de la organización PSOE-A

Susana Díaz y otros peces gordos de la organización PSOE-A

Esta mañana puede que algunos empiecen a romper expedientes y contratos, a borrar correos electrónicos y a echar al fuego todo rastro chungo de gestión opaca. La derecha, que ya tenía la puerta abierta por Susana Díaz ha ganado porque la izquierda no ha ido a votar. El votante de ultraderecha ya estaba en el PP pero gracias a la todavía presidenta, que los puso en campaña, y al increíble apoyo mediático de periódicos, radios y televisiones, VOX ha entrado como un tsunami en el Parlamento andaluz.

Los medios han hablado más de política nacional o de la crisis catalana que de los problemas de Andalucía. Han desvirtuado todo el debate sobre los problemas de Andalucía y han promovido a la ultraderecha de forma descarada.

Susana Díaz había traicionado a IU, a los suyos en 32 golpes en su fulgurante carrera política y a la izquierda al poner a Rajoy en la Moncloa y a Ciudadanos en San Telmo. Poner a la señora Díaz como supuesta representante de la izquierda después de todo lo que ha hecho ha sido un grave error.

Adelante Andalucía, no ha tenido ningún apoyo mediático, ni siquiera de los medios que tienen una línea editorial parecida a Unidos Podemos a nivel nacional. Han hecho una gran campaña electoral pero no ha logrado aunar el voto desencantado de la izquierda. No están claras las causas, quizás por algún chalet madrileño, por las luchas internas en la capital o la pérdida de la frescura del 15M. De todas formas su problema no son esos tres escaños perdidos, no han venido a por la poltrona de un sillón, sino la llegada de la derecha gracias al susanismo y a su prensa, que le han hecho la campaña a VOX.

Todo cambia a partir de hoy en Andalucía. Los miembros de la organización PSOE-A, sus esbirros, afines y empresarios amigos, medios mercenarios 'bien pagaos' que llevan décadas forrándose, quizás vean su futuro en la cola del paro sufriendo las reformas laborales y las políticas de derechas que su jefa promovió o compitiendo con el resto de empresas pero sin los contratos públicos asegurados.

Las empresas encargadas de eliminar documentos están de suerte, hay mucho que ocultar. La izquierda real volverá pronto pero antes tendrá que eliminar a mucha gente vividora que no son ni socialistas ni obreros ni nada parecido.

Susana Díaz, Verónica Pérez o Mario Jiménez quizás debieran buscar suerte en la privada, mucha gente les debe muchos favores, así que sus dineritos estarán a buen recaudo. Cuando uno se comporta como la derecha, la izquierda se desmoviliza. Ahora que no busquen causas externas, el error está dentro de ellos, en su misma esencia desvirtuada, en esas caras de cemento.