Comunicados

La necesaria adaptación de la moda a la sostenibilidad

La necesaria adaptación de la moda a la sostenibilidad

Publicado: 7 de diciembre de 2018 10:11 (GTM+2)

Estos días se está celebrando en Polonia la vigésimo cuarta Cumbre del Clima, en donde se estudia cómo poner fin a las alertas que llegan desde diferentes instituciones científicas sobre los problemas que ocasiona el cambio climático y el calentamiento global.

Muchos países en el mundo están intentando frenar las posibles consecuencias del cambio climático de aquí a unas décadas introduciendo planes para potenciar una movilidad más sostenible, que no dependa tanto de los combustibles fósiles.

El transporte motorizado es uno de los sectores que más emisiones de gases de efecto invernadero produce, y no cabe duda de que introduciendo una filosofía de una movilidad más sostenible y respetuosa con el medio ambiente, se pueden desactivar algunas de las consecuencias del cambio climático.

Sin embargo, muchos de los esfuerzos para descarbonizar la economía y no hacerla tan dependiente del petróleo pasan únicamente por actuar sobre este frente, dejando de lado otras industrias que son iguamente responsables de estos problemas.

La moda como agente contaminante

El documental The True Cost (El Verdadero Coste) señala que la moda está considerada como una de las tres industrias más contaminantes del mundo y que, la denominada moda low cost termina generando un costo más alto para el medio ambiente.

La industria de la moda se caracteriza por promover el consumo a través de los constantes cambios de temporada. Esto ha alimentado el fenómeno "fast fashion", que son prendas que se producen de forma rápida y que, como son de bajo coste, se pueden adquirir rápidamente. Esto genera la sensación de que son prendas desechables, y muchas de ellas acaban en vertederos sin haber sido debidamente aprovechadas.

Este documental alerta de que cada estadounidense se deshace de 37 kilos de desechos textiles al año. Como la mayoría de estos desechos no son biodegradables, pueden tardar siglos en descomponerse, al tiempo que están emitiendo gases nocivos a la atmósfera.

El daño de la moda no se debe únicamente a que muchas prendas acaban en los vertederos sin ser debidamente utilizadas, sino que el proceso de fabricación requiere de químicos tóxicos a los que hay que sumar una gran consumo de agua.

El Environmental Justice Foundation afirma que para elaborar un par de pantalones vaqueros se requiere un kilo de algodón y entre 10.000 y 17.000 litros de agua. De hecho, buena parte del consumo de agua está destinada a los cultivos de algodón.

La apuesta de la moda por la sostenibilidad

Desde el mundo de la moda son conscientes de esta realidad, y ven en ella una forma de negocio. La industria de la moda empieza a ver la sostenibilidad como una novedad, algo con lo que seguir diferenciándose.

Si bien, esta práctica puede llevar a lo que se denomina la paradoja de Jevons, que establece que el avance de la tecnología no está emparejado a una reducción del consumo, sino justo a la contrario. Si diseñamos métodos para elaborar ropa de manera más sostenible, el resultado puede que no sea menor consumo de recursos, sino el contrario, porque acabamos consumiendo más pensando que cada prenda requiere un menor gasto de recursos.

En cualquier caso, la industria de la moda tiene que comenzar a cambiar, pues los recursos se acaban, y esto se consigue desde pequeños gestos como tiendas de comercio justo o producción sostenible, pero sobre todo con una apuesta decidida de las grandes compañías, que son la que más recursos consumen.

¿Qué es la moda sostenible?

Desde hace años, existe en la industria un fenómeno que aboga por la sostenibilidad. Se trata de un modelo de industria que está sustentado en criterios como la conservación de los recursos naturales, el bajo impacto ecológico de los materiales empleados, la reducción de la huella de carbono y el respeto por las condiciones económicas y laborales de los trabajadores que participan en toda la cadena de producción.

Ya son muchos los diseñadores, modelos y celebridades que reivindican la moda sostenible pero la gran pregunta es, ¿qué puede hacer el consumidor medio para participar en un consumo más responsable?

La apuesta pasa sin duda por una reducción en el consumo. No se trata de consumir fast fashion de manera alocada, sino acudir a ropa original mujer y sacarle todo el partido posible. La moda no va a dejar de ser una industria cíclica y basada en la renovación constante, pero está en los consumidores interiorizar estos principios de sostenibilidad. En la web Unique Collection, encontramos ropa original para mujer y ropa alternativa para mujer que se escapa un poco de los convencionalismos de esta industria.

De esta web destacan los vestidos originales mujer. Son vestidos originales para mujer idóneos para cualquier look, ya sea un día de fiesta o una jornada laboral diaria. La colección Unique Collection incluye vestidos originales para mujer a precios comprendidos entre los 50 y los 70 euros.

La innovación y la tecnología al servicio de la sostenibilidad

En la industria textil, la innovación y la tecnología han de estar puestas al servicio de la sostenibilidad. Hace años leíamos la noticia de que el Real Madrid Club de Fútbol lanzaba una camiseta elaborada a partir de restos de plásticos, los que acaban en los océanos.

Muchas empresas están especializadas en reutilizar los plásticos reciclados, especialmente el PET para producir anoraks y otras prendas de ropa, especialmente prendas de abrigo.

Con estas prácticas los clientes no buscan únicamente prendas de calidad, sino que valoran positivamente que tras la prenda hay una historia de materiales aprovechados. Los recursos naturales son finitos, y no podemos seguir derrochándolos como hasta el momento.

Una última innovación es la que propone la impresión 3D. Las impresoras 3D están llegando a la industria textil y de calzado. La firma alemana Adidas ya tiene prototipos de zapatillas elaboradas a partir de impresión 3D y en las que son fácilmente integrables materiales reciclados y reutilizados.

En el campo de la ofimática, la sostenibilidad es también una tarea en la que adentrarse, pero mientras esto llega, la dinámica debe ser la de reducir el consumo y reutilizar los desechos.

En la web El Cartucho está disponible la compra de cartuchos vacíos de tinta. Una compra cartuchos vacíos es una forma de darle una segunda vida útil a estos elementos. Esta empresa, con la compra de cartuchos vacíos y su posterior reciclado, ofrece una alternativa a aquellos usuarios que no saben bien qué hacer con estos productos.