Internacional

Detienen a un camionero español en Francia tras disparar a los 'chalecos amarillos'

Detienen a un camionero español en Francia tras disparar a los 'chalecos amarillos'

Publicado: 9 de diciembre de 2018 16:08 (GTM+2)

Chalecos amarillos impidiendo a los camioneros hacer su trabajo

Chalecos amarillos impidiendo a los camioneros hacer su trabajo

Un camionero de nacionalidad española y unos 60 años de edad ha sido detenido por la policía francesa tras disparar una escopeta con balas de fogueo durante un enfrentamiento con un grupo de chalecos amarillos que mantenía bloqueada una carretera en el suroeste de Francia.

Uno de los manifestantes ha resultado herido leve en la mano durante el incidente, en el que intervino la Policía disparando a las ruedas del camión para detenerlo, han informado medios franceses citados por varias agencias de noticias.

Según detallan las crónicas, el camionero, ante la imposibilidad de avanzar, sacó la escopeta, se bajó del camión y realizó varios disparos. Los chalecos amarillos respondieron lanzando objetos y rompieron así el parabrisas del camión, a lo que el conductor respondió lanzándoles latas de cerveza y regresando a su vehículo para arrancar y abrirse paso.

Ninguno de los manifestantes resultó herido por las acciones del camionero español pero la Policía intervino persiguiendo a nuestro compatriota, que no atendió a las órdenes de alto. Finalmente dispararon a uno de los neumáticos del camión, lo que obligó al español a detener el vehículo.

El camionero siguió negándose a bajar del camión e incluso sacó otra arma de la guantera, un táser. Los agentes emplearon porras para sacarle por la fuerza, le trasladaron al hospital de Béziers para recibir atención médica y posteriormente fue encarcelado.

Este 8 de diciembre por cuarto sábado consecutivo miles de manifestantes han salido a la calle en las principales ciudades francesas secundando las protestas de los conocidos como chalecos amarillos contra el impuesto a los carburantes. Las movilizaciones han dejado más de 1.700 detenidos, un centenar de heridos y al Gobierno de francés contras las cuerdas.