Comunicados

Los smartwatches, un wearable que no termina de resultar atractivo entre la población

Los smartwatches, un wearable que no termina de resultar atractivo entre la población

Publicado: 10 de diciembre de 2018 16:28 (GTM+2)

La venta de relojes inteligentes, su crecimiento, sufre año a año un retroceso en el número de ventas. Así lo afirma al menos la consultora eMarketer. A finales del año 2015, esta organización señalaba que los dispositivos crecerían un 60% sus ventas en Estados Unidos durante el año 2016, pero finalmente solo crecieron un 24,7%.

En 2018, el incremento en las ventas está previsto para el 11,9% mientras que en 2019, este crecimiento se reducirá a cifras de un solo dígito. Las razones que explican por qué este wearable no termina de resultar convincente para muchos ciudadanos es que su precio medio, o al menos muchos de los modelos a la venta, rondan los 200 euros, una cantidad de dinero que se asimila a la de muchos smartphones de gama media baja, dispositivos más atractivos.

¿Por qué no convencen los relojes inteligentes?

Aunque los datos de eMarketer muestran que el sector sigue creciendo, es evidente que no termina de despegar. Algunas alternativas como las pulseras inteligentes y sus aspectos de usabilidad: baja duración de la batería, hace que las ventas se estanquen.

La consultora IDC informaba que para el año 2021 se espera que hayan sido vendidos 152 millones de unidades de este wearable, incluyendo tanto los smartphones avanzados como los modelos más básicos que están dotados de conectividad y pueden adquirirse a un precio muy inferior.

La monitorización deportiva, ¿la salvación del sector?

Un motivo añadido que explica por qué el reloj inteligente no acaba de convencer a buena parte de los consumidores es que es un dispositivo que no resuelve ningún problema acuciante, como si pueden hacer el smartphone o la tableta.

No obstante, como posible salvación del sector está el hecho de que es un complemento interesante en el área de la salud y la monitorización física. Cada vez más, muchas marcas apuestan por desarrollar modelos que integren todo tipo de parámetros deportivos para medir el rendimiento físico y la salud.

En este sentido, los relojes inteligentes encuentran como principales competidores a las pulseras inteligentes y las aplicaciones móviles. Al igual que un reloj inteligente puede medir diferentes variables de rendimiento, lo pueden hacer aplicaciones móviles instaladas en el smartphone.

El elevado precio, un escollo a salvar por parte de los fabricantes

Ninuna de estas razones termina de ser suficiente para explicar las fallidas expectativas de este dispositivo móvil inteligente. Sin embargo, si a todas ellas sumamos el elevado precio de los smartwatches, ahora ya sí encontramos la respuesta.

Por precios que rondan los 200 euros o que incluso los superan para los modelos más innovadores, el usuario puede renovar su propio smartphone, especialmente desde que los fabricantes chinos han entrado de lleno en el sector.

Para poner freno a esta caída en las expectativas de venta, muchas marcas han comprendido que la solución pasa por poner a la venta smartwatches baratos, y no centrar únicamente este dispositivo en la venta para hombres, sino ofrecer modelos de smartwatch para mujer. Si la clave está en incorporar aplicaciones de rendimiento físico al Smartwatch, feminicemos los relojes inteligentes, pues cada vez son más mujeres las que practican deporte.

Las grandes marcas, a temblar

Aunque las expectativas de venta de estos dispositivos parecen no cumplirse, lo que sí se muestra fiel es la presencia de grandes marcas del sector tecnológico que encabezan las listas de venta: Apple, Samsung, Motorola, Huawei e incluso Garmin, que se ha lanzado al diseño de estos dispositivos.

Pero esto parece estar cambiando gracias a la entrada de los fabricantes chinos, especialmente Xiaomi. Esta compañía se ha posicionado como la primera en el sector de wearables en el mundo en términos de pedidos globales.

La empresa asiática ha registrado un incremente interanual de casi el 91% en el tercer trimestre. La pulsera deportiva Mi Band 3 es uno de sus dispositivos más exitosos, fue lanzada en mayo. En la actualidad, Xiaomi cuenta con la mayor cuota de mercado de wearables del mundo, un 13,7%.

¿Por qué adquirir un smartwatch si ya dispongo de suficientes dispositivos móviles?

Pero sin duda la razón por la que muchos usuarios no ven en el smartwatch una buena adquisición es que no lo encuentran útil. Ya lo mencionábamos anteriormente, no soluciona ninguna necesidad acuciante y sus funcionalidades pueden ser cubiertas por otros dispositivos.

Entre estos dispositivos están los Relojes Deportivos como tal. En el mercado encontramos relojes deportivos para hombre y relojes deportivos de mujer. Presentan como aspecto diferencial a los smartwatches que no incluyen capacidad de conexión pero sí funciones para medir el rendimiento deportivo.

Aunque su precio se puede asimilar al de un smartwatch, los relojes deportivos ganan en prestaciones pues miden de manera más precisa los parámetros físicos y de rendimiento y son más "ponibles" que los relojes interesantes. Finalmente, estos dispositivos son cómodos y ligeros, algo que no siempre ocurre con los smartwatches.