Internacional

Dos nuevos estudios alertan de los peligros de las bebidas energéticas

Dos nuevos estudios alertan de los peligros de las bebidas energéticas

Publicado: 7 de enero de 2019 07:29 (GTM+2)

RedBull

RedBull

Dos estudios recientes, uno realizado en Estados Unidos y otro en Alemania, alertan de que las bebidas energéticas como Redbull o Monster son incluso más nocivas para la salud de lo que hasta ahora se pensaba.

Según recoge un medio especializado, el primero de los estudios ha sido publicado durante la reunión de la American Heart Association. El informe detalla que una sola de estas bebidas elevaba la presión arterial y los niveles de cortisol del bebedor, entre otros efectos dañinos.

En las personas que fueron estudiadas se detectó un deterioro agudo en la función vascular tan solo una hora y media después de consumir la bebida energética.

El efecto negativo puede estar relacionado con la combinación de ingredientes en la bebida energética, como la cafeína, la taurina, el azúcar y otras hierbas en el endotelio (revestimiento de los vasos sanguíneos).

La sobredosis de cafeína no necesariamente produce la muerte, pero puede causar palpitaciones cardíacas, náuseas, vómitos, convulsiones, acidosis metabólica e hipertensión. Y puede matarte. Los adultos que consumen bebidas energéticas pueden aumentar el riesgo de hipertensión y diabetes tipo 2 (la cafeína reduce la sensibilidad a la insulina).

Esto sucede porque una bebida energética equivale a varias tazas de café. Pero eso no es el mayor problema: tiene más que ver con la velocidad a la que consumes la bebida. Aunque algunos tipos de café pueden tener niveles de cafeína comparables a las bebidas energéticas, el café se suele consumir caliente y, por consiguiente, más lentamente.

Ese aumento repentino de cafeína podría desencadenar un ataque cardíaco, incluso si la dosis total es la misma que una poderosa taza de café.

Por si fuera poco, un estudio alemán indica que desde 2002 las bebidas energéticas han causado "daño hepático, insuficiencia renal, trastornos respiratorios, agitación, convulsiones, trastornos psicóticos, rabdomiólisis, taquicardia, arritmias cardíacas, hipertensión, insuficiencia cardíaca y muerte".