Comunicados

La nutrición en la práctica deportiva, ¿cómo mejorar el nivel de rendimiento?

La nutrición en la práctica deportiva, ¿cómo mejorar el nivel de rendimiento?

Publicado: 16 de enero de 2019 10:07 (GTM+2)

Uno de los propósitos de fin de año más repetidos es el de comenzar a practicar deporte y llevar a cabo una vida sana, alejado de los malos hábitos y que tenga como base principal una dieta sana y equilibrada.

Si esto es importante para cualquier persona, en el caso de deportistas profesionales o aquellos aficionados a la práctica deportiva, una buena nutrición se convierte en algo imprescindible.

Para los deportistas profesionales, una de las grandes preocupaciones es cuando llegan las vacaciones, porque no tienen tan enicma suyo nutricionistas o endocrinos controlando todo lo que ingieren y, por su actividad profesional, no pueden permitirse todos los caprichos que desearían, para llegar al inicio de la nueva temporada en el mejor estado de forma posible.

En la nutrición deportiva existen una serie de normas que son de obligado cumplimiento, ya que una buena alimentación está directamente relacionado con: alcanzar mayor rendimiento, mejorar las marcas personales y acelerar los procesos de recuperación.

Basar la alimentación en alimentos saludables

Los deportistas deben llevar un control estricto de todo lo que toman, y basar su alimentación en productos saludables, lo que obliga a olvidarse de suplementos, quemagrasas, pastillas para mejorar el rendimiento, etc. Al menos en la fase de descanso, es diferente en el caso de la competición, cuando sí se pueden tomar geles, galletas, bebidas...

Además de esto, es importante que, ya sea durante la práctica deportiva, o en el resto del día, la hidratación sea suficiente. Más del 60% del cuerpo de un adulto es agua. Todas las reacciones químicas del organismo se dan en medio acuoso, y los músculos no son una excepción. La deshidratación implica una bajada de rendimiento y los músculos deshidratados son más propensos a sufrir lesiones.

Frutas y verduras, la base de la pirámide

Cualquier deportista, practique la disciplina que practique, ha de basar su pirámide alimenticia en el consumo de frutas y verduras. Estos alimentos proporcionan minerales, vitaminas, fibra, antioxidantes y fitonutrientes que no se encuentran en otros grupos de alimentos.

Posteriormente, cada disciplina requiere de un mayor o menor consumo de otros nutrientes, como hidratos de carbono o grasas. Los hidratos de carbono son también muy importantes puesto que son el combustible que necesita el organismo, lo que aporta energía.

Si hablamos de nutrición muscular para ciclistas, en la web Tubeliza nos aportan más información sobre alimentos y complementos interesantes, pero de manera muy resumida apuntamos al necesario uso de productos ricos en hidratos de carbono, para aportar energía a las piernas y el resto de músculos del organismo.

Planificar bien las comidas

La clave para mejorar el rendimiento deportivo a través de la buena alimentación no solo radica en tomar los nutrientes apropiados sino en añadir a este punto una buena planificación de las comidas.

Los deportistas profesionales y los clubes deportivos cuentan con nutricionistas, dietistas y endocrinos que van diseñando los menús de los deportistas. Durante la temporada o el periodo de competición, los deportistas no pueden permitirse el lujo de hacer excesos con la comida, pues esto va a privar su rendimiento. Ya en época de vacaciones sí tienen un poco más de "bula" para pegarse algún capricho, aunque con moderación, pues su éxito depende en buena medida de su estado físico.

Si no se controla la alimentación, es peligroso tomar alimentos más ricos en grasas o en azúcares, que no cuenten con el nivel suficiente de proteínas o que no sean todo lo sanos que deberían.

A este punto hay que sumar el llamando "nutrient timing", que hace referencia a qué comer antes, durante y después del ejercicio. En disciplinas como el ciclismo, en la que los ciclistas se pasan de cinco a siete horas sobre la bicicleta, esto es importantísimo. Un buen control del nutrient timing es imprescindible para mejorar el rendimiento y evitar las llamadas "pájaras".

No tener miedo a las grasas ni los carbohidratos

Durante mucho tiempo se creyó que las grasas eran nutrientes a evitar, por la incapacidad del cuerpo humano de quemarlas. Sin embargo, la realidad es que las dietas deben ser sanas y equilibradas, y esto obliga a consumir alimentos con grasa, aunque eso sí, grasas saludables.

Los ácidos esenciales omega 3 ejercen funciones estructurales importantes para el organismo. Las encontramos en alimentos como el aceite de liba, el pescado, los frutos secos, etc.

Algo parecido ocurre con los carbohidratos. No se trata de dejar de consumir carbohidratos, sino hacerlo en su justa medida. Si continuamos con el ejemplo de los ciclistas, estos deportistas requieren alimentos que aporten energía en tiempo rápido, y los hidratos de carbono son la mejor elección.

La alimentación deportiva profesional es toda una ciencia que obliga a utilizar productos de calidad si lo que se desea es mejorar el rendimiento. En Kiffe My Body encontramos más información al respecto.

Y sobre los suplementos, el mejor consejo es que, antes de comenzar a utilizarlos, es recomendable atender a los consejos de nutricionistas deportivos, que realmente tienen conocimiento de la valía de estos productos.