El pasado 15 de diciembre se aprobaron tres programas de armamento por valor de 7.331 millones de euros: cinco fragatas F-110, 348 vehículos 8×8 y la actualización de los aviones Eurofighter. Este gasto se unirá al ya aprobado en el mes de julio, cercano a los 5.000 millones de euros, para la segunda fase del helicóptero NH-90, la modernización de los helicópteros los Chinook, la ampliación del gasto del submarino S-80 por los marcados problemas de propulsión y flotabilidad y el lanzamiento de dos nuevos satélites de comunicaciones. En total, casi 12.500 millones de euros en armas.

¿Por qué se trata de un gasto innecesario?

La compra de cinco Fragatas F-110

Las cinco Fragatas F-110 costarán 4.325 millones de euros y serán entregadas entre 2019 y 2032. En teoría, su función será sustituir a las fragatas F-80 cuyo cometido con anterioridad era el de escoltar al portaaviones Príncipe de Asturias, misión que no pudieron desempeñar de forma especialmente intensa porque este portaaviones navegó en sus casi 25 años unas 250.000 millas náuticas por el 1,2 millones de millas náuticas que atravesó el portaaviones francés Clemenceau en sus los 35 años de servicio (diez años más que el Príncipe de Asturias, que además terminó pasando más tiempo en puerto que en el mar).

Pero es que ahora ni tan siquiera tenemos un portaaviones, sino un buque de proyección estratégica (Juan Carlos I). Por si ello no fuera suficiente, España ya tiene cinco fragatas (cuatro F-100 y una F-105) y si atendemos a la descripción que ofrece la propia Armada, se trata de un buque para la ya referida tarea de escolta que cuenta con “elevada capacidad antiaérea” y puede “actuar como buque de mando y control en un escenario de conflicto, capaz de operar integrado en una flota aliada y de proporcionar cobertura a fuerzas expedicionarias”. Es decir, un buque para conflictos de alta intensidad.

Para hacernos una idea del disparate, un conflicto de alta intensidad sería un enfrentamiento con Rusia, pero no las misiones internacionales realizadas hasta la fecha en Irak, Afganistán o Líbano. Resulta evidente, pues, que el primer escenario cuenta con bajísimas posibilidades de materializarse, mientras que los siguientes escenarios, las guerras asimétricas, son las que con más probabilidad acontecerán.

La adquisición de 348 vehículos 8×8

En el caso de los 348 vehículos 8×8 por un importe de 2.100 millones nos encontramos ante una situación similar. Estos blindados son vehículos que, a diferencia de los que ahora poseen nuestras Fuerzas Armadas, los RG-31 y los Lince (un total de 575 unidades, 180 de los primeros y 395 de los segundos), solo tendrán utilidad en conflictos de alta intensidad.

Además, hay que señalar que se pretende incorporar un total de 998 unidades por un importe total de 3.830 millones de euros. Importe que a la vista de la cuantía filtrada podría sufrir un tradicional sobrecoste (el submarino S-80 y el avión de transporte militar A400M acumularon 3.800 millones de euros de sobrecoste), pues con una sencilla regla matemática podemos comprobar que si 348 unidades nos cuestan 2.100 millones de euros, 998 nos costarán 6.000 millones de euros (¿2.200 millones de euros de sobrecoste?). De hecho, las cifras exactas explicadas por el anterior secretario de Defensa, Agustín Conde, resultan todavía más contradictorias, pues señalaban la compra de los 998 unidades por 1.500 millones de euros y el mantenimiento de las mismas durante 20 años por 2.300 millones de euros. Por lo tanto, con los 2.100 millones de euros ya hemos pagado las 998 unidades y el mantenimiento de seis años, aunque curiosamente solo nos entregarán inicialmente 348 (¿?).

Por si fuera poco, la adquisición podría ser muy discutible si tenemos en cuenta que El País anunció en 2007 la compra de entre 570 y 600 unidades blindadas (exactamente las mencionadas 575 unidades de RG-31 y Lince) por 320 millones de euros para sustituir a los BMR. Menos de un 10% de lo que nos cuestan los blindados de ocho ruedas que ahora acabamos de adquirir, pues cada 8×8 nos costará 3.8 millones de euros, mientras que cada vehículo RG-31 costaba en 2007 entre 700.000 y un millón de dólares, por entonces más o menos medio millón de euros (el cambio a 31 de diciembre de 2007 estaba a 1,47 dólares por euro).

Se ha esgrimido, sin embargo, la necesidad de sustituir a los obsoletos vehículos BMR, que este mismo año han costado la vida a tres militares en dos accidentes en solo dos semanas (entre mayo y junio), pero lo cierto es que en el año 2007, momento en el que más unidades de BMR existían solo había 648 y todavía no habían llegado las mencionadas 575 unidades de RG-31 y Lince que, ya hemos comentado, se compraron para sustituirlos.

Por tanto, ¿estas 1.000 unidades de vehículos 8×8 se compran realmente para sustituir los obsoletos BMR que ya habían sido sustituidos por los 575 RG-31 y Lince y que solo alcanzaron 648 unidades como tope?

La modernización de los Eurofighers

En cuanto a la adaptación de los Eurofighter, cuyo coste ascenderá a 906 millones y se acometerá en los próximos siete años, nos encontramos en un caso similar a los anteriores. Se trata de un caza que sirve para el combate aéreo, motivo por el que no ha entrado en operatividad real durante estos años, pues los conflictos en los que participan nuestras fuerzas armadas han sido asimétricos (Afganistán, Irak, Líbano, etc.). De hecho, la operación de patrullaje realizada en las repúblicas Bálticas, en las que uno de estos aparatos perdió un misil este verano, es lo más cerca que han estado de una operación bélica real. Quizás por su falta de utilidad, hace solo dos años, en julio de 2016, doce unidades de las que ahora se quieren actualizar acumulaban polvo en los hangares de Albacete.

Por todo lo relatado hasta ahora, podemos concluir que estamos comprando material que solo será de utilidad en un conflicto de alta intensidad que no se va a producir o que tiene muy pocas posibilidades de producirse, aunque más de un general extremista se sentirá más seguro con este material (especialmente los vehículos 8×8) por si hubiera que acometer una intervención en Catalunya (acción militar que entiendo jamás se producirá). Primero, por su aspecto psicológicamente más impactante; segundo, por su mayor blindaje y resistencia a explosivos y ataques; y tercero, porque su adquisición multiplica por tres la capacidad de transporte de tropas (de 575 vehículos a 1.575 vehículos cuando hace diez años tenía menos de 700).

Y otros 5.000 millones de euros más

En julio de este año, tanto la ministra de Defensa, Margarita Robles, como su secretario de Defensa, Ángel Olivares, calificaron como “gasto urgente” modernizar 17 helicópteros Chinook a precio de adquisición (Países Bajos compró 14 unidades nuevas y actualizó 6 por el mismo importe 838 millones por el que nosotros actualizamos 17 unidades 819), reflotar los submarinos S-80 por 1.172 millones de euros y gastar casi 1.397 millones de euros en helicópteros NH-90 como los que el Ejército tenía almacenados tres unidades en julio de 2016 porque no disponía del personal ni de los equipos ni de las instalaciones necesarias para hacerse cargo de ellos.

¿El gasto militar es gasto social porque genera trabajo?

Para justificar lo que ya a estas alturas parece cada vez más disparatado, la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha argumentado que el gasto militar es gasto social porque genera trabajo. Lo que el PSOE ha intentado transmitir a la sociedad es que el gasto de 12.331 millones de euros inicial (que será mayor en los próximos años) generará puestos de trabajo. Analicemos los datos.

Según esta teoría las fragatas F-110 generarán 7.000 puestos de trabajo en nueve años, de los que 3.300 serán directos. En el caso de los vehículos 8×8 generarán 650 puestos de trabajo directos y 1.000 indirectos. Hablamos, por tanto, de unos 8.000 puestos de trabajados distribuidos entre Galicia, Andalucía, Asturias, Madrid y Gipuzkoa las más beneficiadas.

Si relacionamos puestos de trabajo y dinero gastado descubrimos que cada millón de euros invertido en armas genera un puesto de trabajo, valor al que difícilmente podríamos añadir más, sobre todo, si recordamos que lo invertido puede terminar en hangares por falta de combustible u otros motivos como fue el caso de los carros de combate Leopard, los helicópteros NH-90, el submarino S-80 que no flotaba, los aviones A400M de los que quisimos devolver la mitad de las unidades o los aviones de combate Eurofighter. Al comparar los puestos de trabajo que genera un millón de euros invertido en otros sectores podremos comprobar fácilmente que el argumento difícilmente se sostiene: en vivienda, una construcción nueva genera, según los más optimistas, un total de 25 puestos de trabajo directo y una rehabilitación unos 75 (los más comedidos hablan de 14 puestos de trabajo); en educación, una universidad produce 44 empleos y 1,6 millones de euros por cada millón invertido; y en sanidad, cada millón de euros genera 34 puestos de trabajo. ¿Compramos armas para generar puestos de trabajo?

Conclusión: otro desastre a sumar los 30.000 millones de euros dilapidados en los años noventa

Desglosando los 12.331 millones de euros gastados en armas (que aumentarán hasta los 30.000 millones de euros en los próximos años) descubrimos que estamos comprando armamento que solo podría ser usado en un conflicto de alta intensidad bélica que es altamente improbable que acontezca, lo que nos devuelve al error que el mismo partido socialista que hoy gobierna denunció que se había cometido en los años noventa (que supuso 30.000 millones de euros) cuando Constantino Méndez, secretario de Defensa, afirmó que “compramos armamento que no necesitamos, para escenarios que no se van a producir y que no podíamos pagar ni antes ni ahora” (Comisión de Defensa celebrada el 21 de septiembre de 2011).

Otra vez.

ÚLTIMAS

Hace 7 horas

Las redes celebran la posible muerte de Mijaíl Gorbachov

Hace 12 horas

El único cargo de UPyD en Galicia se pasa a VOX mientras Rosa Díez, que ahora apoya al PP, critica el transfuguismo de Garrido

Hace 12 horas

Pablo Casado oculta al Congreso de los Diputados cuánto cobra como presidente del PP

Hace 17 horas

El ‘poema’ homófobo de El Coplillas, candidato de VOX: «¿Es cultura el lesbianismo? Es un cuento para votos recaudar»

Hace 20 horas

Personalidades de la cultura hacen un llamamiento para votar el domingo contra las «mentiras reaccionarias»

Hace 20 horas

La ‘exsusánida’ Soraya Rodríguez ataca a su antiguo partido tras optar a más de 8.000 euros en Bruselas con C’s

Hace 21 horas

El juego que arrasa en las redes: ¿Qué insulto de Albert Rivera eres según tu día de nacimiento?

Hace 1 día

El presidente de Filipinas dice que declarará la guerra a Canadá: «podemos con ellos»

Hace 1 día

El PP critica la eliminación de los atascos en Madrid porque son «seña de identidad de la ciudad»

Hace 1 día

Despiden al humorista David Suárez tras las críticas de ofendidos por un tuit

Hace 2 días

El Gobierno de Escocia propondrá un segundo referéndum de independencia por el Brexit

Hace 2 días

Consejero de Salud de la Junta elige a 140 cargos: «En tres días ya teníamos montado el staff de la consejería, todos amigos míos»

Hace 2 días

¿Traición en el trifachito? Rivera ficha a Ángel Garrido, expresidente de la Comunidad de Madrid del PP

Hace 2 días

Los trabajadores de los andamios fumaron durante la rehabilitación de la Catedral de Notre Dame de París

Hace 2 días

Aparecen 16 conejos muertos sobre los carteles de Unidas Podemos en un pueblo de Toledo

Hace 2 días

La «crueldad» de las redes con el gesto de celebración de Albert Rivera y el debate

Hace 2 días

Un vídeo demuestra cómo la web de El Mundo no deja votar en su encuesta a la izquierda y sí a Albert Rivera

Hace 2 días

Mientras preparan Eurovisión: un soldado israelí dispara a un niño palestino maniatado y con los ojos tapados

Hace 3 días

Ferreras afirma que Ana Pastor podría abrir un debate que le viene bien a la derecha a sabiendas de que es «falso»

Hace 3 días

Albert Rivera: «No me he drogado en mi vida, ni droga dura ni cocaína ni nada parecido»