Andalucía

Así transcurrió la neandertal cacería en la que murió un niño de 4 años

Así transcurrió la neandertal cacería en la que murió un niño de 4 años

Publicado: 23 de enero de 2019 19:02 (GTM+2)

El pasado sábado nos enteramos de la terrible noticia del fallecimiento de un niño de solo 4 años durante una cacería en el término municipal de la localidad sevillana de Burguillos. Hoy conocemos muchos más detalles sobre lo sucedido y vamos a aprovechar también estas líneas para analizar la legalidad vigente al respecto de las cacerías con presencia de menores en Andalucía.

Todo ocurrió este sábado en una finca llamada La Lapa en la que una serie de cazadores acudió para participar en una montería de jabalíes. El menor, llamado Aitor acudió acompañado de su padre y de su abuelo materno. Estaba sentando en una silla plegable en el puesto "disfrutando" viendo a su padre disparar a los animales cuando de repente un proyectil disparado desde otro puesto a su izquierda le atravesó la cabeza.

El pequeño no murió en el acto pero los servicios de emergencia no pudieron hacer nada para salvarle la vida. La familia vivía en la cercana localidad de Écija, donde alumnos y profesores del colegio de Aitor guardaban el pasado lunes un minuto de silencio por su compañero, el cazador que lo mató sin querer, un arquitecto de unos 60 años identificado, declaró ante el juez de instrucción 16 de Sevilla, Juan Gutiérrez Casillas, investigado por un posible delito de homicidio imprudente.

Leyes ambiguas

El 25 de julio de 2017 el Parlamento autonómico aprobó el Reglamento de Ordenación de la Caza en Andalucía, que en su artículo 93 establece que “Los menores de catorce años podrán acompañar a personas cazadoras en modalidades sin armas de fuego, bajo la responsabilidad de éstos, desarrollando todas las acciones inherentes al ejercicio de la caza”; dicho de otra manera e implícitamente, se deduce que los niños menores de 14 no pueden estar en los puestos de tiro de caza mayor.

Sin embargo, como la norma no lo prohíbe expresamente, la Federación Andaluza de Caza considera que la interpretación correcta es que los menores de 14 sí pueden acompañar a cazadores en cualquier tipo de cacería con o sin armas, incluida la caza mayor, y que, además, podrán ser sus ayudantes en las modalidades sin armas de fuego. El caso de Aitor revela la necesidad de aclarar la norma andaluza para no dejar margen a interpretaciones opuestas. Es preocupante que la presencia de un niño pequeño en el campo de tiro pueda ser legal o ilegal según una lectura u otra.

¿Qué hacen los políticos?

El único partido que en Andalucía se ha mostrado en contra de esta actividad supuestamente deportiva ha sido Podemos, ya que las derechas encarnadas en Andalucía por PP, Ciudadanos y PSOE siempre han apoyado esta actividad. Incluso la expresidenta de la Junta de Andalucía Susana Díaz ha apoyado a este colectivo, como recordó el presidente de la Federación Andaluza de Caza (FAC), José María Mancheño, en un mensaje de agradecimiento en Facebook publicado el pasado 17 de enero.