Viajes

El hechizo y el duende de Tarifa

El hechizo y el duende de Tarifa

Publicado: 30 de enero de 2019 18:56 (GTM+2)

El duende de sus calles, el hechizo de un edificio del siglo XVIII, 50 kilómetros de playas cautivadoras y restos de murallas crean un entorno donde la ciudad de Tarifa, la maravilla de Cádiz, invita a soñar.

Tarif ibn Malik, el rey musulmán que la conquistó en el 710 d.C, inspiró el nombre de esta ciudad andaluza que está enclavada en la costa sur de España y su posición de privilegio –a un paso de Tánger– la nutren de un sinfín de atractivos que permiten realizar actividades recreativas y deportivas que giran en torno a la playa y rastros históricos y de leyenda.

Cómo llegar y dónde alojarse en Tarifa

La estación de tren de Algeciras, el aeropuerto de Gibraltar a 40 kilómetros y el Aeropuerto Internacional de Málaga son algunos de los núcleos que comunican a Tarifa y la acercan a la península y al mundo. El trato atento y familiar de sus lugareños y el personal que atiende sus hoteles y alojamientos invitan a pernoctar por días y semanas. Si quieres disfrutar de todas las maravillas de Tarifa, disfruta de los mejores hostales en Tarifa en el casco antiguo de la hermosa ciudad y camina por sus pintorescas calles y edificios con historia.

Las playas están a pocos minutos a pie, y desde el primer paso ya comienza el maravilloso recorrido. Hay opciones de casas rurales en los alrededores, pero no hay como el encanto de hospedarse en el centro histórico y tener todos los atractivos a pocos pasos, sin necesidad de coger el coche.

De hecho, no es necesario alojarse en los hoteles más lujosos de la comodidad para disfrutar del merecido descanso que obliga una jornada turística en la ciudad. Existen hostales en Tarifa que, a precios mucho más accesibles proporcionan un gran descanso, una buena atención y todos los servicios necesarios.

Si vas a Tarifa no te debes perder...

El castillo de Guzmán, uno de los mejor conservados de Andalucía, construido en el año 960, sorprende al turista por su imponencia y perfecto estado de conservación.

Las playas de Valdevaqueros y Bolonia invitan a un chapuzón, con sus cálidas aguas y su blanca y fina arena. Entre Punta Paloma y la ciudad existen muchos puntos donde se puede practicar kitesurf y windsurf, alquilando el equipo adecuado disponible allí mismo. Avistar delfines y ballenas es una actividad que no se olvida nunca, patrocinada por una empresa que protege a estos impresionantes animales, que pueden ser vistos desde los barcos con cristal en el fondo.

Las ruinas de Baelo Claudia, un vestigio arqueológico romano muy importante, de la época cuando el Imperio Romano dominaba en España, son un imán para los turistas que acuden al pintoresco pueblo de Bolonia, situado muy cerca de Tarifa, donde las ruinas de una antiquísima basílica y un teatro hacen soñar con tiempos imperiales.

Llegar a Marruecos desde Andalucía es muy cerca desde Tarifa, vía Tánger, donde pueden observarse maravillosas vistas de la costa norte africana, un mundo exótico y desconocido, que puede visitarse en un día por su cercanía a la ciudad.

Los románticos paseos a caballo por la playa y las montañas invitan al romance y a soñar despierto, con la facilidad que ofrecen algunos operadores de turismo que dan clases privadas para aprender a montar y pasear con un guía experimentado, y vivir una experiencia inolvidable.

La Feria de la Virgen de la Luz es una celebración religiosa andaluza que los amantes de las celebraciones populares y religiosas no se pueden perder y después disfrutar comiendo y bebiendo en las divertidas casetas, donde la música andaluza suena sin parar.

Las calles de San Francisco y la Santísima Trinidad cierran la noche con broche de oro y baile hasta el amanecer, en las discotecas y bares plenos de gente que buscan diversión nocturna, después de un día intenso, pleno de actividades y turismo, mar y sol, historia y duendes, hechizo y gastronomía. Tarifa no decepciona a nadie y pude comprobarse muy fácilmente.