Opinión

¿Y ahora qué Casado-Rivera-Abascal? ¿Dónde está el pacto con los independentistas?

¿Y ahora qué Casado-Rivera-Abascal? ¿Dónde está el pacto con los independentistas?

Publicado: 13 de febrero de 2019 13:44 (GTM+2)

Santiago Abascal, Pablo Casado y Albert Rivera juntos

Santiago Abascal, Pablo Casado y Albert Rivera juntos

Meses dando la matraca con lo mismo a pesar de que los partidos independentistas dijeron desde un primer momento que echaron a Rajoy “a cambio de nada”. Hoy lo ha vuelto a recordar Tardá, “a cambio de nada", lo ha repetido en dos ocasiones.

Toda esa maraña mediática que ha apoyado el levantamiento de la ultraderecha diciendo que el problema eran los pactos con los partidos catalanes y no con que Susana Díaz está achicharrada políticamente. Dio un 'golpe' dentro del partido y encumbró a Moncloa a Rajoy, muy de izquierdas no parecía como para movilizar al votante de izquierdas. Pero eso no importaba, la culpa era de Sánchez y su "'Alianza para romper España".

Después de escuchar a tertulianos repitiendo como papagayos, cobrando un dineral, el discurso de PP, VOX y C’s, ¿ahora qué?

Se echó a Rajoy porque ese personaje nefasto no podía seguir siendo un minuto más presidente del Gobierno. Se fue a un bar ocho horas en horario laboral el día en que lo mandaban a su casa, vaya nota. Veremos a ver si le salpican los numerosos escándalos de corrupción y acciones delictivas de la policía patriótica pagada con fondos reservados. Veremos a ver si no acaba entre barrotes cantando como un jilguero.

Se ha demostrado que los partidos independentistas siguen a lo suyo a pesar de unos buenos presupuestos que hubieran mejorado la vida de muchos catalanes, allá ellos.

Si gana la derecha extrema y la extrema derecha van liarla parda con el 155 y mucho periodista que ha surgido en los últimos años por allí va a perder mucha pasta en subvenciones y publicidad institucional. Allá cada uno con sus negocios y sus contradicciones.

Lo que está claro es que con el regate corto y las mentiras al pueblo no se llega a ningún sitio.

La gente, los que curran todos los días o cobran una pensión o tienen problemas de salud, van a seguir jodidos con los presupuestos de hielo del PP.

Espero que la izquierda se movilice, si los medios la dejan claro, y ganen al cancerbero de tres cabezas, que viene del infierno ultraliberal a convertirnos a todos en números.

Si no se moviliza la población para pararles, vamos a sudar tinta. A ver si algún listo se queda en casa con su pose de izquierdas, sin serlo, y no va a votar para parar a la ultraderecha. A ver qué dice después, cuando veamos a los tres fachas sonriendo y abrazados celebrando su victoria. ¡¡A ver qué dice!!

¿Y ahora qué?