Internacional

Francotiradores israelíes asesinaron a 35 niños reconociéndolos entre los manifestantes en Gaza

Francotiradores israelíes asesinaron a 35 niños reconociéndolos entre los manifestantes en Gaza

Publicado: 28 de febrero de 2019 12:28 (GTM+2)

Niña gazatí alcanzada por disparos de francotiradores israelíes

Niña gazatí alcanzada por disparos de francotiradores israelíes

Los disparos de los soldaos israelíes contra las Marchas del Retorno realizadas en Gaza desde 2018 podrían constituir “crímenes de guerra o contra la humanidad" según la comisión independiente de la ONU que investiga los hechos.

Francotiradores del Ejército de Israel asesinaron a 189 personas, 35 de ellos niños.

Las balas israelíes mataron a su vez a tres paramédicos y dos periodistas que iban claramente uniformados como tales.

El argentino Santiago Cantón preside la comisión cuyos resultados se presentan en la actual 40ª sesión del Consejo de Derechos Humanos.

La comisión de Naciones Unidas creada en mayo de 2018 “tiene bases razonables para creer que durante la Gran Marcha del Retorno los soldados israelíes cometieron violaciones de los derechos humanos y la ley humanitaria, en algunos casos constitutivas de crímenes de guerra o contra la humanidad, y deben ser inmediatamente investigadas por Israel", ha señalado Cantón.

En las marchas se congregaban decenas de miles de personas y comenzaron el 30 de marzo de 2018. Cada viernes se han ido repitiendo desde entonces exigiendo que los refugiados palestinos y sus descendientes puedan ejercer su derecho de retorno a Israel.

La comisión de la ONU establece que francotiradores israelíes han disparado con munición real contra miles de manifestantes desarmados que se manifestaban en el otro lado de la valla que divide Israel de la Franja de Gaza hiriendo a casi 10.000 personas.

La gran mayoría de los muertos (183 de 189), lo fueron por disparos de bala de los soldados israelíes según los datos recopilados hasta el 31 de diciembre. En las marchas, que han continuado en 2019, los francotiradores de Israel disparan a niños, discapacitados, trabajadores sanitarios y periodistas que fueron reconocidos claramente como tales.

Unos crímenes para los que "no hay justificación" dado que "no suponían ninguna amenaza a las personas a su alrededor", señaló otro de los miembros de la comisión, la bangladeshí Sara Hossain, en un comunicado.

Esta falta de justificación es la principal base jurídica para que el grupo de expertos encuentre constitutivas de crímenes de guerra las acciones de Israel, ya que el informe recuerda que así puede ser considerado el disparar intencionadamente contra un civil que no esté directamente participando en acciones violenta.