Internacional

Encuentran restos de un sacrificio masivo de 140 niños a los que arrancaron el corazón en el Perú del siglo XV

Encuentran restos de un sacrificio masivo de 140 niños a los que arrancaron el corazón en el Perú del siglo XV

Publicado: 6 de marzo de 2019 11:17 (GTM+2)

Niños sacrificados en el Perú precolombino

Niños sacrificados en el Perú precolombino

Los sacrificios humanos en los imperios azteca e inca fueron masivos antes de la llegada de los españoles. Las crónicas de la época y los hallazgos arrojan un panorama terrorífico.

Bajo el imperio azteca se llegaba a matar a niños en sus rituales arrancándoles el corazón. Si los menores lloraban antes de matarlos era mejor para los aztecas porque creían que así se aseguraban la llegada de las lluvias.

El canibalismo estaba extendido en muchas culturas precolombinas como los indios cáribes o los aztecas. Estos últimos tenían aterrorizados a varios pueblos sometidos, como los txaltecas, que tenían que dar un tributo de miles de vidas humanas para las matanzas masivas que practicaban en sus ceremonias macabras. Los txaltecas y otros pueblos sojuzgados se unieron a Hernán Cortés para acabar con el terrible imperio de Moctezuma.

Toda esta historia terrible, documentada desde hace siglos, ha vuelto a revivirse en Perú.

Un grupo de investigadores ha hallado decenas de esqueletos de niños y niñas, junto a restos de animales, llamas y alpacas, en un yacimiento arqueológico del país andino.

Este sacrificio masivo de niños se realizó en el siglo XV según un estudio publicado este lunes en la revista científica Plos One.

En el lugar hay 140 esqueletos humanos y más de 200 de llamas (aunque podrían ser también alpacas) corresponderían a un acto ceremonial celebrado en el sitio de Huanchaquito-Las Llamas, parte de la cultura preincaica Chimú, que dominaba la costa de Perú en el siglo XV.

Los restos son casi todos de niños y niñas de entre 5 y 14 años a los que se les arrancó el corazón. Las marcas de cortes que atraviesan esternones y desplazan costillas así lo atestiguan. También se lo hicieron a los animales allí sacrificados junto a ellos.

Según el equipo de la Universidad Nacional de Trujillo (Perú), liderado por Gabriel Prieto, este hallazgo es el mayor sacrificio masivo conocido de niños, y de llamas, en el Nuevo Mundo.

Los sacrificios conjuntos de humanos y de animales fueron comunes en multitud de culturas antiguas por motivos funerarios, arquitectónicos o espirituales.

Esta práctica era muy poco conocida en costa norte peruana según apuntan los investigadores.

Los hallazgos de las excavaciones, practicadas entre 2011 y 2016, revelaron cientos de cuerpos enterrados en un área de aproximadamente 700 metros cuadrados.

Las pruebas realizadas con radiocarbono fechan esta matanza alrededor del año 1450, justo durante el apogeo de la cultura Chimú.

Según los investigadores, el hecho de que una capa gruesa de barro cubra los restos del entierro indica que mataron a los niños, por una gran tormenta o inundación que precedió o inspiró su matanza.

John Verano, uno de los responsables del hallazgo ha declarado: "Este descubrimiento arqueológico fue una sorpresa para todos, pues no habíamos visto nada como esto antes, y nunca hubo ninguna sugerencia de fuentes etnohistóricas, ni relatos históricos de sacrificios de niños o camélidos en el norte costero de Perú. (...)Este lugar abre un nuevo capítulo sobre la práctica del sacrificio de niños en el mundo antiguo".