"Es el mercado amigo", como diría aquel. El capitalismo radical imperante es lo que tiene, que se explota a gente en cualquier lugar del mundo para el beneficio de las grandes empresas multinacionales.

El estudio más importante realizado en los últimos años sobre las condiciones laborales de las empleados en la industria textil en el tercer mundo afirma que la mayor parte de los más de 12 millones que se dedican en sus hogares a trabajar por 11 céntimos de euros por hora son mujeres y niñas.

El estudio ha sido realizado por el Centro Blum para Economías en Desarrollo de la Universidad de Berkeley, en California y establece en su informe que la mayoría además pertenecen a comunidades étnicas que han sufrido represiones históricas.

Estas trabajadoras explotadas son las encargadas de dar los retoques finales a las prendas (abotonados, bordados o abalorios) de las “principales marcas de moda occidentales” según afirma Siddaharh Kara, director del estudio ‘Prendas Manchadas’.

"El objetivo de este estudio es el de revelar las condiciones en las que trabajan estas empleadas con la esperanza de que los gobiernos, las compañías y las ONG puedan coordinar una solución a esta explotación laboral", ha detallado Kara.

Estas mujeres esclavizadas son un sector invisible, subcontratado, sin nóminas, residentes en campamentos laborales, alrededor de las enormes fábricas textiles de la India.

El 95,5% son mujeres. El 99,3% de las trabajadoras son pertenecientes a una casta inferior o musulmanas. El 99,2% trabajan bajo condiciones de trabajo forzado, por debajo del salario mínimo establecido. El 20% de estas mujeres son menores de 17 años y entre las 1.452 entrevistadas había niñas menores de 10 años. El 6% de ellas trabajaban para pagar una deuda.

"Absolutamente ninguna de las empleadas tiene seguro médico, y nadie pertenecía a sindicato alguno, o recordaba haber firmado un acuerdo laboral por escrito", según las conclusiones del estudio.

Son penalizadas si no entregan las prendas a tiempo, pasan semanas encerradas en casa sin parar de coser sufriendo problemas físicos como dolores crónicos de espalda o visión borrosa.

Según explicaron fuentes del Ministerio de Trabajo de la India, esta explotación “desenfrenada” se originó por culpa de los ajustes estructurales del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional en los años 90.

La globalización permitió que las multinacionales dueñas de las primeras marcas occidentales produjeran en países del tercer mundo para aumentar así sus beneficios.

En la India, 35 millones de personas se dedican a este tipo de sector textil, 20 millones son mujeres.

Gutam Kumar Mahanty responsable de la ONG Aajeevika Bureau, especializada en el seguimiento de empleados inmigrantes en India, denuncia a World Crunch que "los empleados reciben objetivos imposibles de cumplir, como el de abotonar entre 400 y 500 prendas al día, tres o cuatro veces más de lo que es humanamente posible".

"Las noches son lo peor, porque nos da mucho miedo estar solas en la fábrica. Nos traemos a nuestros hijos y les dormimos en cunas hechas de telas, y cerca de las calderas para que no pasen frío", afirma una trabajadora que pasa su vida en los campamentos de producción establecidos alrededor de las factorías donde los abusos sexuales son constantes y las denuncias prácticamente inexistentes.

El estudio realizado por la Universidad de Berkeley recomienda a las compañías occidentales que comiencen a investigar estas subcontrataciones. "No basta con que me digan, 'bueno, es que la fábrica no nos dice que subcontratan'", detalla Kara, "sino que es la labor de estas compañías preguntar por las condiciones de las empleadas. Si no preguntan, está claro que esta explotación va a continuar".

Exige el análisis a que las compañías occidentales deben hacer presión para que suban los salarios: "Hay que desarrollar una cooperación concertada al más alto nivel entre los ámbitos público y privado".

Más sobre Capitalismo

ÚLTIMAS

Hace 4 horas

La Organización Mundial de la Salud advierte al trifachito: “Todo lo que proteja la salud no se puede tocar”

Hace 4 horas

Urkullu desinflará la burbuja del alquiler con medidas sencillas y constitucionales

Hace 5 horas

Dimite la sustituta del dimitido de Ciudadanos en Asturias

Hace 7 horas

Bebés y niños hispanos sin camas, ropa limpia, pañales o jabón, hacinados en los terribles centros de detención de Texas

Hace 7 horas

El motivo por el que Jim Parsons dejó de interpretar al genial Sheldon Cooper

Hace 8 horas

Medidas urgentes en las corporaciones de Sevilla y Málaga, se suben el sueldo un 40% y un 20%

Hace 20 horas

Un desastre ambiental podría matar a miles de personas en Huelva y los políticos no hacen nada

Hace 1 día

Desde la crisis el 1% más rico ha ganado un 20% más mientras que el 10% más pobre ha perdido un 40%

Hace 1 día

Pedro Sánchez inaugura el AVE a Granada tras años de promesas incumplidas por el PP

Hace 1 día

Acusación de racismo a la BBC por una parodia de Meghan Markle, duquesa de Sussex

Hace 1 día

Los trabajadores de Telepizza van a la huelga tras su negativa a pagarles la subida del Salario Mínimo

Hace 1 día

Espinosa de los Monteros condenado por fraude de acreedores por intentar no pagar la obra de su mansión

Hace 2 días

Toni Roldán se marcha con un portazo a Rivera tras acercarse a VOX: “Ciudadanos ha cambiado. La política no es un supermercado”

Hace 2 días

África se protege del neocolonialismo y crea un enorme Tratado de Libre Comercio adelantando a Hispanoamérica

Hace 2 días

Posible atentado terrorista en Ceuta contra una mezquita cuando varias personas salían de rezar

Hace 2 días

Fiscalía estudia denunciar a un diputado de VOX por llamar "puta" y "tiparraca" a la ministra de Justicia, Dolores Delgado

Hace 4 días

Internet se inunda de lágrimas de machistas tras la sentencia a La Manada

Hace 4 días

Indignación por las palabras de Francisco Serrano (Vox) sobre la ejemplar sentencia de La Manada

Hace 4 días

Detienen al marido de la mujer hallada muerta ayer en Tenerife

Hace 4 días

Fuerte explosión en una central hidroeléctrica de Tarragona, al menos cuatro heridos