El sultanato de Brunéi sigue los pasos de la dictadura saudí, aliada de EEUU e Israel en la zona, a la hora de matar a personas por ser gays o ser adúlteros. Ya en2014 impuso multas y penas de cárcel por quedarte embarazada fuera del matrimonio o la ausencia de oración de los viernes.

En 2015 prohibió la celebración de la Navidad para los musulmanes, el 80% de la población del país so pena de 5 años de cárcel.

La semana aprobará que se mate por lapidación a las personas que cometan adulterio o las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo.

La dictadura petrolera, situada en la isla de Borneo y del tamaño de Cantabria, nunca ha sido un lugar fácil para la homosexualidad. Ya era ilegal durante un siglo de dominio del Imperio británico y fue así hasta que alcanzó su independencia en 1984.

Hasta ahora estaba penado con 10 años de cárcel por ser homosexual. Calificado ahora como delito capital serán matados a pedradas como ocurre en Arabia Saudita.

La reforma penal incluye cortar la mano derecha si robas por primera vez y del pie izquierdo si lo haces una segunda vez.

Hassanal Bolkiah, sultán de Brunéi, es uno de los hombres más ricos del mundo con los 20.000 millones de dólares, tan solo en su cuenta corriente, y un complejo palaciego con 1.778 habitaciones y 290 baños.

El país tiene 450.000 habitante que tienen unos estándares de vida de los mayores del planeta por sus reservas de gas y petróleo. Sin embargo, a pesar de ser una dictadura y vulnerar los Derechos Humanos no recibe ninguna sanción como es el caso de Venezuela, la casualidad.

En Brunéi, no hay elecciones, ni prensa libre y se aplica la sharía (ley islámica) de la forma más estricta posible.

Ningún gran medio de comunicación español va a organizar tertulias para denunciar la muerte de homosexuales y adúlteros a pedradas o pedir que se intervenga militarmente en el país como ha ocurrido con Venezuela.

ÚLTIMAS

Hace 1 hora

El Gobierno de Escocia propondrá un segundo referéndum de independencia por el Brexit

Hace 2 horas

Consejero de Salud de la Junta elige a 140 cargos: “En tres días ya teníamos montado el staff de la consejería, todos amigos míos”

Hace 5 horas

¿Traición en el trifachito? Rivera ficha a Ángel Garrido, expresidente de la Comunidad de Madrid del PP

Hace 6 horas

Los trabajadores de los andamios fumaron durante la rehabilitación de la Catedral de Notre Dame de París

Hace 7 horas

Aparecen 16 conejos muertos sobre los carteles de Unidas Podemos en un pueblo de Toledo

Hace 8 horas

La “crueldad” de las redes con el gesto de celebración de Albert Rivera y el debate

Hace 10 horas

Un vídeo demuestra cómo la web de El Mundo no deja votar en su encuesta a la izquierda y sí a Albert Rivera

Hace 23 horas

Mientras preparan Eurovisión: un soldado israelí dispara a un niño palestino maniatado y con los ojos tapados

Hace 1 día

Ferreras afirma que Ana Pastor podría abrir un debate que le viene bien a la derecha a sabiendas de que es “falso”

Hace 1 día

Albert Rivera: “No me he drogado en mi vida, ni droga dura ni cocaína ni nada parecido”

Hace 1 día

Ferreras defiende a Rivera tras decir Cintora que vino como el que se pasa de cubatas “haciendo de Abascal”

Hace 1 día

Candidata de VOX: “Una mujer violada no tiene que abortar”

Hace 1 día

Las redes se mofan del ‘show’ de un desencajado y acelerado Rivera

Hace 1 día

Las mentiras con las que Pablo Casado tomó por tontos a sus votantes en el debate

Hace 2 días

Nada de 15 o 5 años, una empresa española se ofrece para reconstruir Notre Dame en 2 meses

Hace 2 días

Público universitario se ríe mientras Mike Pompeo habla de cuando era director de la CIA: “mentimos, engañamos y robamos”

Hace 2 días

Arrasa con su propuesta a La Sexta de ‘El Inspector infiltrado’ que proteja a los trabajadores frente a ‘El Jefe Infiltrado’

Hace 2 días

Las redes califican de “blanqueamiento del fascismo” y “masaje” el café en Atresmedia entre Santiago Abascal y Susanna Griso

Hace 2 días

La Consejería de Salud pagó 372,5 millones a empresas privadas en intereses de demora

Hace 2 días

El Gobierno de ultraderecha austriaco quiere controlar quién comenta en la red