Andalucía

La Consejería de Salud pagó 372,5 millones a empresas privadas en intereses de demora

La Consejería de Salud pagó 372,5 millones a empresas privadas en intereses de demora

Publicado: 22 de abril de 2019 10:07 (GTM+2)

Susana Díaz, presidenta de la Junta - Fuente: Flickr

Susana Díaz, presidenta de la Junta - Fuente: Flickr

El SAS, Servicio Andaluz de Salud, pagó 372,5 millones de euros a manos privadas solo en intereses de demora en los últimos nueve años, unos 42 millones de euros al año.

Este despilfarro multimillonario que acabó en beneficio de las empresas privadas sucedió entre los años 2010 y 2018.

Según publica ABC, el Servicio Andaluz de Salud tiene 9.000 millones de euros de presupuesto anual con un gasto de 2.000 millones anual en prótesis, recetas médicas y ortopedias a los que hay que sumar 1.500 millones de euros a gastos por conciertos con empresas privadas, medicamentos, suministros y gastos en infraestructuras de funcionamiento.

En estos 3.500 millones de servicios y productos privados están los intereses de demora establecidos por sentencias judiciales.

Multinacionales farmacéuticas estadounidenses y suizas son las principales perceptoras de estos intereses tras ganar diversos concursos en la subasta de medicamentos.

Otra de las que se llevan parte de este pastel de 372,5 millones es Clínicas Pascual, que ante la falta de hospitales públicos en la provincia de Cádiz, sus clínicas privadas obtienen conciertos con la Junta desde hace años. Además se revisó los precios de los conciertos con Clínicas Pascual del año 2014 y obtuvo 21,3 millones de euros por ello. Esta cifra es provisional al estar en los juzgados la estipulación de la cuantía definitiva.

Según detalla el diario, solo a la empresa Roche Farma, la Junta ha pagado 9 millones de euros en intereses de demora por 128 millones en facturas emitidas desde 2005 a 2010.

A Pfizer, la antigua Wyeth Farma, la administración andaluza le ha pagado 3 millones de euros por intereses de demora por pagos de 2004.

Por su parte Gilead Sciences ha obtenido 4,2 millones de euros por facturas atrasadas entre 2005 y 2009 mientras que Amgen S.A., por sus facturas emitidas entre 2004 y 2009, ha recibido de la Junta 2,2 millones de euros.

Esos 372,5 millones de euros despilfarrados en intereses de demora podrían haberse usado perfectamente en construir hospitales, centros de salud o en dotar de equipamientos a los ya existentes para no tener que depender de manos privadas a la hora de prestar servicios sanitarios.