Opinión

¿Una plaza a Margaret Thatcher que amenazó con arrojar una bomba nuclear a nuestros hermanos argentinos?

¿Una plaza a Margaret Thatcher que amenazó con arrojar una bomba nuclear a nuestros hermanos argentinos?

Publicado: 1 de mayo de 2019 11:24 (GTM+2)

Ana Botella inaugurando la Plaza Margaret Thatcher

Ana Botella inaugurando la Plaza Margaret Thatcher

El otro día me enteré que Margaret Thatcher tiene una plaza en Madrid al ver a los líderes de VOX celebrando sus 24 escaños allí, la casualidad.

¿A la mujer que amenazó con tirar una bomba nuclear sobre Argentina? ¿A esta persona tan odiada por nuestros hermanos los argentinos vamos a darle una plaza? ¿A la Dama de Hierro ultraliberal que destrozó las condiciones laborales de los trabajadores y privatizó los servicios públicos esenciales de su país?

Ana Botella, no podía ser otra, fue la que inauguró esa plaza el 15 de septiembre de 2014. Es la única plaza en el mundo dedicada a esta señora fuera del Reino Unido. La esposa de Aznar, ese hombre tan rico tras la Guerra de Irak, dijo sobre esta mujer, símbolo del ultraliberalismo salvaje, que aplaudía su “compromiso con la libertad frente a las doctrinas".

Para colmo, aquel ignominioso día, Esperanza Aguirre dijo de ella que era una “rebelde en política”, como ella, que tenía una charca rebelde llena de sapos corruptos bajo su manto.

Aguirre añadió que para ella las dos figuras más importantes del siglo XX en la política europea eran Margaret Thatcher y Winston Churchill.

Resulta que en Salamanca hay una plaza dedicada al genocida y racista Winston Churchill.

Hablemos un poco sobre este otro imperialista que tanto gusta a la gente de ultraderecha:

Churchill causó el genocidio de al menos 3 millones de bengalíes y quiso comenzar la Tercera Guerra Mundial lanzando bombas atómicas contra la URSS nada más terminar la Segunda Guerra Mundial. No habían sido bastante 100 millones de muertos, quería exterminar a los rusos que habían acabado con el 80% de las tropas nazis. Roosevelt tuvo que pararlo en 1945 ante la barbaridad de su plan, la llamada "Operación Impensable".

De los indios dijo: “Yo odio a los indios. Son bestias con una religión bestia.” A los palestinos los calificó como: “Hordas bárbaras que no son más que excrementos de camello”. Sobre la población del Noroeste de Asia lamentó el “aprieto” de sus colegas conservadores a usar “gas envenenado contra las tribus incivilizadas”.

Durante la hambruna en la India en 1943, donde murieron 3 millones de personas por la mala gestión británica, Churchill fue indiferente a la situación de la población, e incluso llegó a burlarse del sufrimiento de millones de personas, riéndose entre dientes por el sacrificio de los indios que se criaban «como conejos».

De hecho, su secretario de Estado para la India escribía que “Sobre el tema de la India, Winston (Churchill) no está del todo cuerdo” y que no “veía mucha diferencia entre la perspectiva (de Churchill) de la de Hitler”.

Ya están tardando la Izquierda en quitar a estos dos personajes infames de nuestras ciudades. Ya tenemos bastante con los franquistas que aún están en nuestras calles. No demos homenajes a más gentuza como esta por favor. Los ultraliberales no tienen más moral que el dinero. No seamos como ellos.