Internacional

EEUU recoge cable y permite a Huawei continuar sus operaciones de forma temporal

EEUU recoge cable y permite a Huawei continuar sus operaciones de forma temporal

Publicado: 21 de mayo de 2019 08:20 (GTM+2)

Xi Jinping y Donald Trump

Xi Jinping y Donald Trump

EEUU recoge cable. Tras las medidas de la Administración Trump contra Huawei, el Departamento de Comercio estadounidense ha establecido una licencia temporal para la compañía tecnológica china que, no obstante, tendrá ciertas restricciones.

Esta licencia tiene el fin de mitigar las repercusiones sobre los clientes de Huawei en EEUU restableciendo la posibilidad de actualizar el ‘software’ de los dispositivos existentes y restablece la capacidad de la compañía de dar mantenimiento a las redes.

Esta medida, que actualmente está en proceso de inspección pública, duraría 90 días y no se aplicaría a las nuevas transacciones con la empresa de móviles china.

Ren Zhengfei, fundador y director ejecutivo de la compañía china de telecomunicaciones, ha declarado al respecto: "La licencia temporal de 90 días de EE.UU. no tiene mucho impacto para nosotros, estamos listos", indicó Ren, afirmando que los esfuerzos de EE.UU. no conseguirán aislar a Huawei del comercio mundial.

El Departamento de Comercio de EEUU anunció la semana pasada que Huawei y 70 empresas afiliadas estaban incluidas en una 'lista negra' que impediría al gigante chino de las telecomunicaciones comprar piezas y componentes a las compañías norteamericanas sin la aprobación del Gobierno de EE.UU.

Esta lista se creó a la vez que Donald Trump, firmó una orden ejecutiva en la que declaró una supuesta emergencia nacional por amenazas contra la tecnología estadounidense.

En las últimas horas Google ha anunciado dejará de proporcionar soporte técnico a los servicios de Android para Huawei, una decisión que priva a los nuevos dispositivos de la empresa china de productos sin licencia de código abierto como Google Play Store y Gmail.

China está liderando la tecnología 5G a nivel mundial, el llamado Internet de las cosas, un sector estratégico al que EEUU no quiere renunciar liderar y por ello está intentando dañar las empresas tecnológicas chinas sin éxito.