Comunicados

Elegir un buen fotógrafo, una de las claves del triunfo de una boda

Elegir un buen fotógrafo, una de las claves del triunfo de una boda

Publicado: 6 de junio de 2019 10:53 (GTM+2)

El día de la boda para una pareja es uno de los más importantes de su vida. Hasta ese día se llega tras meses de preparativos: el vestido, las flores, el salón, la música, la decoración, los invitados…

Una cuenta atrás que acaba finalmente con el sí quiero, el banquete y la fiesta final, en una jornada en la que todos quieren quedar inmortalizados, para que esas imágenes queden para siempre como recuerdos. Ahí radica el papel tan relevante que tiene la elección de un buen fotógrafo.

Ese es el caso por ejemplo de Iñaki Lungarán, fotografo toledoEste fotógrafo de bodas en Toledo pasa por ser uno de los más destacados de la provincia, algo que podemos comprobar directamente desde su página web. Este fotógrafo en Toledo ofrece una reseña de sus trabajos, para comprobar su valía tras los focos, una estrategia que funciona como herramienta de marketing para darse a conocer frente a otros posibles clientes.

Un ejemplo similar al de Iñaki Lungarán es el de Miguel Ángel Muniesa, fotografo zaragoza, un fotógrafo de bodas en Zaragoza que prácticamente recorre cada semana la península para hacer frente a numerosos trabajos. Los fotógrafos de bodas tienen en internet una buena herramienta de promoción. Esto les obliga a diseñar espacios web atractivos para los clientes, amigables y en los que disfruten de una buena experiencia de usuario.

¿Qué características debe tener un buen fotógrafo de bodas?

Para inmortalizar los recuerdos de una boda, para que queden para la posteridad imágenes de calidad, la clave está en acertar en la elección del fotógrafo. No es una tarea fácil, pues los profesionales de la fotografía deben reunir algunas cualidades.

Una de esas cualidades es la capacidad de reacción y la rapidez. En una boda, especialmente durante el banquete, ocurren numerosas situaciones que deben ser captadas. Esto obliga al fotógrafo o el equipo de fotografía a estar pendientes en todo momento para inmortalizar cada detalle de la boda.

A esto se suma que, las sesiones de fotos de boda no incluyen solo la jornada de la boda, sino sesiones de preboda y postboda. Aunque estas dos últimas prácticas sean los momentos más idóneos, por tiempo y por la tranquilidad de los novios, en la boda los protagonistas también desean lucir lo más espectaculares posibles, de ahí la relevancia de la valía del fotógrafo.

A colación de esta idea, entra en juego la calidad, lo que denominamos la valía de los profesionales: saber elegir los fondos más interesantes, los planos, los encuadres, la luz… y todo esto en el momento de tomar las fotos, pero no podemos olvidar que un buen trabajo de fotografía es el que no termina tras captar las imágenes, sino que se complementa con una correcta postproducción.

En la fase postproducción es cuando se realizan algunas correcciones: tonos de color, cierto retoque de la iluminación y eliminación de detalles no deseados.  Tras esta fase de postproducción, llegará la tan ansiada entrega del álbum, aunque siempre hay que reclamarles a los novios un poco de paciencia, pues este proceso necesita tiempo suficiente.

Si volvemos al trabajo de los fotógrafos de bodas, conviene dejarle libertad a los profesionales.  Kenoa Photography, fotografo bilbao, es consciente de ello. Este equipo de fotógrafo de bodas en Bilbao muestra desde su web algunas imágenes en las que comprobamos esta idea del enfoque y dejar libertad a los profesionales, pues se captan emociones y sentimientos que acaban considerándose como recuerdos imborrables.

Un último consejo importante es insistir en esa idea de contratar profesionales de calidad, con valía contrastada, como es el caso de ibiza photographersfotógrafo de bodas en Ibiza. La Isla Pitiusa es un escenario único para inmortalizar imágenes de boda, y los fotógrafos en Ibiza son plenamente conscientes de ello.

Las recomendaciones para elegir fotógrafo para tu boda

El primer consejo para elegir fotógrafo de bodas es no dejarse tentar por propuestas de amigos o familiares que se presten como voluntarios para hacer ellos mismos el reportaje. La amistad, en estos casos, es una mala influencia, pues siempre hay que ponerse en manos de profesionales, que son a quienes se les pueden exigir resultados. Es distinto si en tu familia hay un fotógrafo de bodas profesional y él o ella se presta a realizar este trabajo, ya sea de manera remunerada o como obsequio para los novios.

La profesionalidad es imprescindible, como también lo es conocer de manera previa al fotógrafo. En las empresas más grandes de fotografía, el equipo está conformado por varios profesionales, de modo que si optamos por un grupo grande, hay que solicitar de manera previa una entrevista con la persona que hará el reportaje de bodas.

En este encuentro previo se pueden testar las opiniones de novios y fotógrafo, conocer la sintonía y crear un feeling positivo para las sesiones de fotos, tanto en el día de la boda como antes y después.

Una tercera recomendación pasa por seleccionar aquellos fotógrafos que entreguen a los novios su trabajo completo. Para el álbum de bodas los profesionales eligen solo las mejores fotografías, pero los novios desean guardar también recuerdos de toda la jornada y el proceso que supuso su boda. De este modo, la inmensa mayoría de fotógrafos ofrecen a los novios CD, unidades USB o cualquier otro formato de almacenamiento en el que se guardan todas las imágenes y vídeos de la boda.

Un último consejo importante no está relacionado de manera específica con el fotógrafo de bodas, sino con el lugar de celebración del banquete o la ceremonia religiosa o civil. Muchos de estos espacios trabajan con fotógrafos exclusivos, siendo posible únicamente contratar al fotógrafo seleccionado por ellos, algo similar a lo que sucede con los catering.

Esto resta capacidad de libertad a los novios y además está prohibida. Toda práctica que reduce, limita o elimina la libre competencia está prohibida en España, de modo que si ocurre alguna circunstancia de este tipo hay que denunciar este hecho, y si no se elimina esta medida, pensar en cambiar el lugar de celebración o banquete.