Comunicados

Renovar el armario: ¿cada cuánto tiempo hacerlo?

Renovar el armario: ¿cada cuánto tiempo hacerlo?

Publicado: 14 de julio de 2019 17:42 (GTM+2)

Una prueba irrefutable de que ya es hora de renovar el armario es que esté lleno. Abrirlo y que no haya espacio para poner algo o peor, digas “no tengo que ponerme” son claves de que se necesita un cambio. La renovación es parte fundamental del progreso. No podemos quedarnos atrás, sobre todo cuando las tendencias cambian en cada temporada. 

Es hora de hacerle un cambio a tu armario

La organización es fundamental a la hora de la renovación de un armario. Lo imprescindible como un vestido negro o un jean siguen ocupando el mismo espacio. Pero hay prendas como esa blusa de animal print o ese short de corte alto que puede que ya no lo necesites. 

¿Cada cuánto tiempo se debe renovar la ropa en tu armario? A continuación, mostramos algunas claves que indican que es hora de botar y comprar. Estos serán de gran ayuda para comprender que por más que quieras conservar ciertas prendas, no todas son necesarias. La limpieza debe ser periódica, así podrás determinar qué es lo que ya ha pasado a la historia. 

Lo que te hace ver igual

Hay mujeres que cometen el error de tener una misma prenda por años. Así fue como caíste en ponerte un vestido en el instituto y luego el mismo en la fiesta de despedida de soltera de tu amiga.  Es hora entonces de cambiar de look y ser un poco más moderna. Puede que tengas los mismos gustos, pero no está la misma ropa en el mercado todos los días. 

No a las fotos de cuerpo completo

Probablemente cuando compraste ese atuendo modelabas para todas las cámaras. Ahora, los estándares han cambiado y tú sientes que tu cuerpo no se amolda a ellos. Es importante entonces conocer bien su cuerpo y elegir con cabeza fría lo que se va a comprar

Incluso las estrellas de Hollywood que no poseen cuerpos esbeltos se ven hermosas. ¿Por qué? Ellas saben elegir lo que mejor le queda a su cuerpo, sea un vestido o los camisones. Por supuesto, en este último caso es mucho más delicado pues hay que mostrar más de lo acostumbrado. 

Adiós a la ropa de la abuela

Es común que la familia te herede ropa, pero no quiere decir que la tengas para siempre. Es cierto que algunas prendas son útiles, pero pasan los años y tú sigues con lo mismo que usaba tu tía hace 10 años. Esto tiende a ocurrir mucho con las pijamas  pues creemos que como nadie nos ve, no importa. 

Pero la realidad es que si importa. Una mujer debe sentirse hermosa incluso si está sola en casa. Hasta la ropa para dormir hay que cambiarla periódicamente, no solo por salud sino también por autoestima. A medida que pasa el tiempo, nos acostumbramos a lo cómodo, olvidándonos de lo bien que nos vemos con una hermosa tanga nueva. Es imprescindible tomar esto en cuenta. 

Ropa dañada

Volvemos al asunto de la comodidad. Muchas mujeres usan bragas viejos porque los nuevos las lastiman. Pero no es correcto tener un mismo sujetador por tanto tiempo. Se ha comprobado que una de las prendas con más exposición a la suciedad es precisamente el sostén. 

La limpieza es fundamental, por eso lavarlo cada semana es necesario. Ahora bien, cambiarlo también lo es. Se recomienda entonces cambiar esta prenda por lo menos cada seis meses, máximo ocho meses. Esto es más urgente cuando se utiliza lavadora para su aseo, pues pierde la forma en sus copas con rapidez. 

La combinación de accesorios

No siempre compramos las prendas para que combinen con algo que tenemos. De hecho, lo más común es adquirirlo porque nos ha parecido lindo o nos gusta cómo nos queda. Sin embargo, el “no tengo que ponerme” ocurre muchas veces porque las prendas no tienen el mismo estilo. 

A pesar de que la moda hoy ofrece mayores libertades, siempre habrá cierta inseguridad a la hora de mirarse en el espejo. Cuando no hay que ponerse, pero la realidad es que hay mucho que no combina, es necesario un cambio en el armario. 

Más vieja de lo que eres

La edad no debe ser un obstáculo para tener un estilo. No obstante, hay prendas menos favorecedoras que otras. Quienes tienen buen gusto de jóvenes, es seguro que a los 70 también. Pero es hora de desechar eso que te hace ver unos cuantos años más de lo que tienes