Comunicados

Ventajas de las calderas de gas y de condensación

Ventajas de las calderas de gas y de condensación

Publicado: 15 de julio de 2019 20:17 (GTM+2)

Si estás pensando en comprar una caldera de gas, debes saber que es una muy buena idea para lograr el máximo rendimiento y ahorrar al mismo tiempo.

Las calderas de gas se caracterizan según diferentes criterios, como según el tipo de instalación, sistema de combustión o de funcionamiento y rendimiento.

Y es dentro de esta última clasificación en dónde encontramos las calderas de condensación, como las calderas Hermann. Son una buena solución para domicilios particulares, tienen un mejor rendimiento y nos ayudan a ahorrar gas.

Las calderas de condensación están caracterizadas, tal y como su nombre indica, por condensar. Condensan el vapor de agua de los gases de la combustión en el interior de la caldera. En otras palabras, se aprovechan de la energía que existe en el vapor de agua.

No solo rinden mucho mejor que los otros tipos de caldera, sino que permiten reducir el nivel de dióxido de carbono y óxidos de nitrógeno. Por ello, resultan perfectas para viviendas, para radiadores de superficie alta o para suelo radiante que permiten aprovechar al máximo la energía recuperada por la condensación.

Si todavía estás dudando sobre si comprar estas calderas de gas, te animamos a seguir leyendo para que descubras sus principales ventajas.

¿Por qué deberías adquirir una caldera de condensación?

Ahorro importante

Ya hemos comentado que son una buena opción para ahorrar… ¿Pero hasta qué punto lo son? Los expertos calculan que pueden ayudarnos a ahorrar hasta un 25-30% en comparación con lo que ya estábamos pagando con nuestra factura de gas.

La inversión en este tipo de elemento se verá amortizada mucho más antes de lo que te imaginas.

Mayor rendimiento

Consigue un rendimiento más elevado en comparación con otras calderas porque se han diseñado para aprovechar el vapor que se genera durante la combustión. Para que lo puedas entender mejor, te damos el dato -> Se calcula que obtiene una eficiencia energética de un 93,5% frente a un 81% en relación a las calderas convencionales.

Mínima emisión de gases

Debes tener presente que las calderas de condensación consumen menos combustible, y esto hace que se emitan menos gases de tipo NOx o CO2 a la atmósfera, así que se minimiza el impacto al medio ambiente.

Esto lo podemos comprobar al saber que las calderas de condensación cumplen con la normativa europea ErP, que exige la comercialización de calderas eficientes a nivel energético, como las de condensación.

Subvenciones importantes

¿Sabías que la instalación de una de estas calderas te puede salir mucho más económica de lo que te piensas? Y es que son muchas las comunidades autónomas las que han puesto en marcha lo que han bautizado como el Plan Renove de calderas de condensación. Esto quiere decir que, siempre y cuando se cumpla con algunos requisitos, los ciudadanos podrán recibir ayudas importantes de distintas cuantías. Para así ahorrar bastante en la compra de este sistema de calefacción. Te recomendamos que te informes de la disponibilidad de estos planes Renove en tu Comunidad Autónoma.

Cómo puedes ver, tan solo hay ventajas: apuesta por esta calderas y empieza a amortizarlas desde el primer momento.