Comunicados

Qué relación existe entre la época estival y las infecciones vaginales.

Qué relación existe entre la época estival y las infecciones vaginales.

Publicado: 30 de julio de 2019 11:44 (GTM+2)

 

La época estival es un ambiente hostil para la salud vaginal. Debido a las altas temperaturas, el cuerpo, en especial la zona íntima, es más propensa a la sudoración. No solo eso. Bañarse en la playa, en la piscina, la ropa húmeda, etc., puede ocasionar infecciones y molestias vaginales.

Este tipo de afecciones, además de frecuentes, son motivo de consulta tanto en urgencias hospitalarias o centros de atención primaria. De hecho, un 20% de las consultas ginecológicas se debe a esta problemática. Aquí se considera la relación entre verano e infecciones vaginales y, sobre todo, que hacer para eliminarlas.

¡Con el calor, llegan los picores!

El verano trae consigo calor, sudor, agua de mar o de piscina, humedad, etc. Por eso, no extraña que tantas mujeres manifiestan episodios de infecciones vulvovaginales. Estos factores, asociados con los cambios en el ritmo de vida, los viajes, el estrés o la ropa húmeda en contacto con la piel durante un largo periodo, desequilibra la salud vaginal.

Las mujeres que desean evitar este desagradable incidente durante las vacaciones de verano, tienen que estar preparadas. Cuando llega el momento de salir de viaje, lo habitual es llevar traje de baño, crema hidratante, champú, entre otros artículos. Sin embargo, algunas no consideran necesario llevar gel íntimo para esta ocasión.

Es evidente el riesgo de infección vaginal que existe durante esta época del año. Las altas temperaturas, así como el exceso de sudoración, aumentan las posibilidades de contagio. Actifemme Gel íntimo y Actifemme Dúo son dos productos claves que no deben faltar en la maleta. No sólo ayudan a mantener la higiene íntima, también cuidan la flora bacteriana vaginal.

No hay nada más desagradable que tener que soportar los síntomas que producen las infecciones vulvovaginales. Picor, ardor, prurito, inflamación, entre otros, pueden arruinar por completo el viaje de verano. Ahora bien, ¿Qué puede ayudar a cuidar la zona íntima durante las vacaciones? A continuación, algunas sugerencias prácticas.

Cómo hacer frente a las infecciones vaginales que aparecen durante el verano

Ninguna mujer descuidará su cabello o piel de los embates de la temperatura, el sol o el agua salada. El mismo cuidado y atención requiere la zona íntima. Los siguientes consejos son de ayuda para disfrutar unas vacaciones de verano libre de infecciones vaginales. Estos son los más efectivos:

  • Evitar la ropa apretada. Nadie niega que unos shorts ajustados realzan el cuerpo femenino. Sin mencionar lo bien que lucen. No obstante, la ropa ajustada ocasiona roce y fricción excesiva. Si a esto se suma la sudoración en la zona íntima, las probabilidades de que proliferen las bacterias son altas. Evitar la ropa apretada favorece la circulación sanguínea y que la piel “respire” con normalidad.
  • Nada mejor que el algodón. Usar prendas confeccionadas con este material contribuye a mantener la piel seca y fresca, aunque las temperaturas sean altas. No se puede decir lo mismo de otras prendas textiles del tipo lycra o satén. Lo cierto es que, estos materiales, retiene por mayor tiempo la humedad, un ambiente ideal para que las bacterias se reproduzcan. El algodón es el mejor aliado.
  • Usar gel intimo apropiado. Según algunos expertos, el uso de gel íntimo mujer no es indispensable, porque la vagina cuenta con un mecanismo autolimpiante. Si es verdad o no, nadie puede negar los beneficios que aportan a la zona íntima un gel intimo apropiado, en especial durante el verano.

Por ejemplo, el gel íntimo Actifemme es especialmente recomendado cuando hay que realizar lavados frecuentes debido a la menstruación, la menopausia, el embarazo, antes o después de tener relaciones sexuales y, por supuesto si la sudoración es abundante. Actifemme Gel íntimo y a Actifemme Dúo son dos productos esenciales para cuidar la flora bacteriana vaginal, así como la higiene íntima. Por eso, es preferible llevarlos durante las vacaciones de verano.

  • Depilación. Ir a la playa y no broncearse es imperdonable. Desde luego, hay que tener cuidado a la hora de realizar la depilación que permita usar ese maravilloso bikini de última colección. Para evitar la irritación en esa zona de la piel o que algún poro se infecte, hay que depilarse por lo menos 48 horas antes de ponerse en contacto con el agua de la playa o la piscina. Esto es fundamental para lucir una piel sana, fresca y limpia durante el bronceado.
  • Utilizar tampones, no toallas sanitarias. Muchos especialistas médicos coinciden en la importancia de utilizar tampones durante el verano en vez de toallas sanitarias. Está demostrado que el tampón mantiene controlada eficazmente la humedad, en particular, los olores de la zona vaginal.

Con toda esta información a mano, lo más seguro es que, los episodios de picores e infecciones vulvovaginales en verano o cualquier época del año, se mantengan a raya. Seguir estas prácticas sugerencias contribuye a mantener una adecuada higiene íntima. Si bien los casos de infecciones vaginales son frecuentes, lo importante es prevenir, no sólo la aparición de estas, sino también las complicaciones que las acompañan.