Internacional

Se gastan 48 millones de dólares en una escuela para minimizar los muertos en la próxima matanza de alumnos

Se gastan 48 millones de dólares en una escuela para minimizar los muertos en la próxima matanza de alumnos

Publicado: 10 de septiembre de 2019 11:56 (GTM+2)

En Estados Unidos hubo 94 tiroteos masivos en colegios en el año 2018 que mataron a 55 personas, alumnos, profesores y los propios ejecutores de los ataques.

Las matanzas más brutales de la última década han sido la de la Escuela Elemental de Sandy Hook, donde murieron 26 niños y la del Marjory Stoneman High School, donde hubo 17 muertos.
La masacre de Columbine tristemente ya no es noticia debido a que el terrible fenómeno va a más.

Las administraciones del país están fallando al no prohibir las armas de fuego o al menos llevar a cabo un mayor control de las ventas y el perfil del comprador.

Tal es la locura que un instituto de Michigan, la Escuela Secundaria de Fruitport, ha sido diseñada con el fin de minimizar el número de muertes ante el ataque con armas de fuego que dan por seguro que ocurra tarde o temprano.

El despacho de arquitectos Tower Pinkster ha presupuestado un proyecto de 48 millones de dólares diseñando un instituto anti-tiroteos que entrará en funcionamiento este curso.

Ante el previsible tiroteo, los arquitectos han diseñado un espacio donde los estudiantes podrán refugiarse tras las taquillas cuando el asesino empiece a disparar.
En los institutos, las taquillas suelen estar situadas en largos pasillos, lugares fáciles para que el homicida comience a disparar con su subfusil de asalto o el resto de sus numerosas armas.

Un “botón de pánico” aisla la escuela en 5 partes de forma que el tirador solo podrá matar a una quinta parte de los estudiantes que quedan encerrados mientras que el resto se salvarían.

En las aulas y distintas zonas hay cristales antibalas que permiten ver al atacante y reaccionar con tiempo.

Los pasillos internos o la entrada del campus presentan curvas para impedir la extensa línea de tiro del asesino.
Muros de hormigón se van a levantar cada varios metros para que puedan refugiarse de los disparos.

Las aulas tendrán cerrojos internos para bloquear las puertas y mantener a salvo a los 32 alumnos y al profesor.

En un reportaje de la cadena NBC sobre la próxima apertura del instituto, los alumnos entrevistados consideran que es “una buena idea” anticipar las matanzas masivas porque “así me puedo centrar en mi clase de español”. Una madre, que ha recaudado fondos para la construcción de la instalación, explica sin alterarse ante las cámaras que “es el mundo en el que viven nuestros hijos”, así que es mejor estar preparados para un tiroteo y “que puedan centrarse en sus estudios”.

Alrededor de 40.000 personas han muerto por disparos de armas de fuego en Estados Unidos en 2017. EE.UU. es el país de la OCDE con mayor número víctimas mortales per capita por arma de fuego (10 por 100.000 habitantes), diez veces más que Alemania o 40 veces más que el Reino Unido.