Comunicados

El poliestireno expandido; la fórmula de aislamiento más usada

El poliestireno expandido; la fórmula de aislamiento más usada

Publicado: 24 de septiembre de 2019 12:12 (GTM+2)

El poliestireno es una espuma plástica muy conocida por sus excelentes propiedades como aislante térmico que posee las ventajas de ser muy ligero, de fácil manipulación, inodoro y no tóxico

¿Qué es el poliestireno expandido?

El poliestireno expandido es una espuma plástica formada por un conjunto de partículas unidas íntimamente entre sí. Las pequeñas perlitas que forman el poliestireno expandido poseen una gran cantidad de aire en su interior. Este aire aprisionado es el que le otorga sus magníficas cualidades como aislante térmico.

Principales ventajas de poliestireno expandido

Las principales cualidades que hacen que el uso del poliestireno expandido sea un material de uso tan extendido son su gran poder de aislamiento térmico, su gran resistencia mecánica y su estabilidad, tanto a altas como a bajas temperaturas, sin sufrir alteraciones ante el agua, el calor o el hielo.

Otras ventajas que presenta es que se trata de un material inerte muy ligero y de fácil manipulación, que tiene carácter inodoro y no tóxico, y que es de fácil reparación. Si se protege del sol, es un material muy longevo y estable, perfecto para ser utilizado en las construcciones.

Utilbox es una Fábrica de poliestireno expandido referente en el sector, con más de 25 años de experiencia ofreciendo soluciones en el envase, el embalaje y la edificación, pero aplicando las tecnologías más avanzadas para mejorar la calidad, la conjunción perfecta entre experiencia y modernidad.

Propiedades y aplicaciones más usuales

La cualidad más destacada de este material es su higiene, pues no es una sustancia nutritiva para los microrganismos, es decir, ni se pudre, ni se enmohece, ni se descompone, ni tampoco es alimento de insectos, como las polillas o la carcoma. Esto lo convierten en material muy ventajoso en muchos contextos, pero sobre todo es el ideal para la venta de productos frescos. En este sentido, lo encontramos en todos los supermercados en forma de bandeja en la pescadería, la carnicería u otras secciones, como la de frutas y verduras.

Otras características muy destacables son su ligereza, su resistencia a la humedad y su alta capacidad de absorción de impactos, lo que lo convierten en el elemento ideal a la hora de acondicionar productos frágiles para su transporte, como electrodomésticos, componentes eléctricos... También se utiliza para la elaboración de tablas de surf, pues al ser un material tan ligero, le aporta mayor flotabilidad y velocidad que las construidas en otros materiales.

Una de las aplicaciones más extendidas es como aislante térmico en el sector de la construcción, utilizándose en fachadas, cubiertas, suelos, etc.

En nuestro país, según la Norma Básica de la Edificación NBE-CT79, el poliestireno expandido se clasifica en cinco grupos distintos, según la densidad y conductividad térmica que se le haya otorgado en su fabricación. Estos valores oscilan de un tipo a otro entre los 10 y 35 kg/m³ de densidad y los 0,06 y 0,03 W/m°C de conductividad térmica.

Otro de los usos del poliestireno expandido es también dentro del campo de la construcción, pero con fines decorativos u ornamentales, debido a sus buenas cualidades mecánicas.

El principal enemigo del poliestireno es el sol, pero si lo protegemos de él, es sin duda uno de los elementos más ligeros y duraderos que podemos encontrar.

El reciclaje del poliestireno

El poliestireno expandido ofrece una gran ventaja para el medio ambiente con respecto a otros materiales y es que es reciclable y reutilizable al 100% para formar bloques del mismo material o para utilizarlos en la fabricación de materias primas para otra clase de productos.

El principal método para reciclarlo y que se ha venido utilizando desde hace décadas es mecánicamente, para la fabricación de nuevas piezas del mismo material, para mejorar los suelos al mezclarlos, una vez triturados, con la tierra, mejorando su drenaje y aireación o para fabricar ladrillos ligeros o porosos u hormigones ligeros, entre otros.

A nivel particular para favorecer su reciclaje, tras su uso doméstico, el poliestireno expandido debe ser depositado en el contenedor amarillo, destinado entre otros a envases de plástico. Así mismo, existen Puntos Limpios o centros de recogida convenidos con distintas organizaciones públicas y mercantiles, para acumular este material en lugares especialmente indicados para tal fin.

El material recuperado, gracias a la labor de los ciudadanos o de las empresas, se hace llegar a cualquier centro reconocido por la Asociación Nacional de Poliestireno Expandido (ANAPE), como por ejemplo los Eco EPS o a las instalaciones de fabricación de poliestireno. En cualquiera de los dos casos se recupera el material para proceder a su reciclado o valorización energética.

Según datos de ANAPE, en España en 2018, el Reciclado de Poliestireno Expandido ha ascendido a 7.440 toneladas, manteniendo la tendencia al alza que comenzase en 2010 y representando el 22.5% del residuo total de este material.

Estos buenos resultados se deben a la colaboración de ANAPE con toda la cadena de transformación y gestión del residuo, demostrando el compromiso que marca la Unión Europea de conseguir la circularidad total de este material para 2025.