Comunicados

Las claves para conseguir un buen seguro de coche

Las claves para conseguir un buen seguro de coche

Publicado: 30 de septiembre de 2019 15:56 (GTM+2)

En España conviven en la actualidad unos 28 millones de vehículos matriculados. Todos ellos,deben tener contratados un seguro, un gasto fijo que es inevitable, pero no inamovible. Cuando toca renovar la póliza del seguro, muchos propietarios se preguntan cómo actuar o a qué trucos acudir para reducir el precio del seguro. Si estás en ese caso, te mostramos algunas claves que pueden resultarte de utilidad. No lo pienses más y asegura tu coche siguiendo estas recomendaciones.

Cambiar de compañía para ahorrar con el seguro

Una posibilidad a la que acuden muchos propietarios es la de cambiar de compañía aseguradora. Es cierto que las empresas ofrecen promociones a los nuevos clientes, pero para contratar un seguro con una nueva compañía, el propietario debe cancelar su póliza con al menos 30 días de antelación previos a la contratación de un nuevo seguro.

Si optas por seguir con la misma compañía, una opción es cancelar el seguro. No te vamos a negar que puede resultar un trámite un tanto difícil de llevar a cabo, pero una vez hecho, la propia compañía te ofrecerá una contraoferta con mejores condiciones.

Esta alternativa es interesante en el caso de que hayas sufrido algún percance con el coche y sospeches que tu póliza va a subir de precio. En cualquier caso, si llevas años con la misma compañía sin registrar ningún accidente o percance, es posible que sea la propia compañía la que te ofrezca precios más económicos.

Ser un buen conductor es la mejor garantía de pagar poco por el seguro. De este modo, la aseguradora muestra pocos riesgos contigo. Las multas, especialmente las de velocidad, juegan en tu contra. Lo mismo ocurre con los partes, pocos partes en el historial abaratan el precio de la prima.

Comparar entre diferentes compañías

Esta es una práctica obligatoria. No te dejes llevar por la inercia, ni por sensaciones, ni siquiera por la tradición familiar. Siempre hay que comparar precios y consultar todas las opciones disponibles.

Las compañías aseguradoras que a priori son más económicas, puede que oculten algo y realmente no sean tan baratas como anuncian. En este sentido, los comparadores online ponen bastante fácil esta tarea de estudiar precios de diferentes empresas aseguradoras. Con ellas se ahorra tiempo: no hay que salir de casa para hacer las comparaciones; y dinero, pudiendo optar por las aseguradoras más económicas.

Contratar coberturas de seguros que se vayan a utilizar

El precio del seguro depende de muchos factores, pero uno de ellos es el total de coberturas que ofrece. La máxima protección es el seguro a todo riesgo, pero, ¿es siempre necesario contratar esta cobertura?

Una recomendación generalizada es contratar un seguro sin franquicia hasta el tercer año, del tercer al quinto año un seguro con franquicia, y a partir de ahí, descender el número de coberturas.

A partir del décimo año muchos analistas opinan que solo merece la pena pagar el seguro a terceros obligatorio, pero añadir la protección para lunas, el riesgo de incendio y de robo no suele subir mucho el precio, y es algo que hay que valorar.

Con respecto a las coberturas, otra práctica que resulta de mucha utilidad es la de contratar varias pólizas al mismo tiempo, combinadas. No todas las compañías ofrecen esta opción, pero las que lo hacen suelen ofrecer precios más económicos a los seguros combinados que lo que tendrías que pagar si contratas, por separado, el seguro de vivienda, de vida o de salud y el del vehículo.

Nunca mientas a la compañía

Otra norma general en los seguros es que las pólizas son más económicas si el coche duerme en el garaje, no está equipado con muchos extras y los conductores están casados. Algunos propietarios intentan aprovecharse de estas ventajas y declaran alguna de estas situaciones, aunque no sean realidad.

Si la compañía descubre que hay intento de engaño y se produce algún percance, la indemnización que se cobre no será completa, sino que se le restará la parte proporcional que debería haberse pagado por ocultar la verdad a la compañía.

Otro caso común es el de aquellos conductores habituales no declarados o cuando el seguro se pone a nombre de otra persona cuando el conductor es menor de 26 años. En estas situaciones, la compañía puede anular el contrato declarando falsedad de datos, sin devolver la prima.