Comunicados

La importancia de las escaleras en la construcción y la arquitectura

La importancia de las escaleras en la construcción y la arquitectura

Publicado: 11 de octubre de 2019 12:08 (GTM+2)

En una construcción de una edificación, las escaleras son elementos arquitectónicos poco valorados generalmente. En muchas ocasiones se les considera como un elemento de segunda clase, dándole prioridad a otros espacios y elementos. Esto se traduce en que su diseño se deja para una fase avanzada del proyecto, teniendo como consecuencia una distribución que podría ser muy mejorable.

Es habitual encontrar proyectos y diseños arquitectónicos muy estudiados que fallan en el diseño de la escalera, que aparece carente de iluminación y ventilación, con mejoras muy visibles para un tránsito más cómodo de las personas que habitan o visitan ese edificio o la vivienda. En otros casos, lo que sucede es que es el propio cliente el que opta por destinar ese espacio hacia otras áreas de la construcción, consideradas más importantes.

La realidad que subyace a todo esto es que la escalera debe ser asimilada como un elemento arquitectónico de magnitud relevante, y para ello empresas como Enesca colaboran para este propósito. Esta empresa cuenta con más de 40 años de experiencia en la fabricación, venta e instalación o construcción de escaleras.

Sus productos y servicios incluyen proyectos de alta decoración pero también trabajos más asequibles. En su tienda online se pueden consultar todos los tipos de escaleras y proyectos en los que trabajan, para posteriormente personalizarlas al gusto de cada cliente.

El grupo realiza escaleras a medida, adaptables a cualquier espacio, para que la escalera sea un elemento que armonice el resto de la estancia. Apuestan por materiales de máxima calidad y ofrecen una exquisita relación calidad-precio.

¿Cómo proyectar el diseño y construcción de una escalera?

Desde Enesca, así como desde cualquier otra empresa de reformas o dedicada al sector de la construcción es importante hacerle ver al cliente que la escalera necesita disponer de un espacio suficiente para que ofrezca así las máximas garantías posibles. Si la escalera está bien diseñada, el espacio que queda bajo este elemento puede ser aprovechado para otras prácticas: armarios, zona de descanso, despensas...

Siempre que sea posible, la escalera debe localizarse lo más centrada posible, y con esto se hace referencia a que ha de ser accesible cómodamente desde cualquier vestíbulo o zona de distribución, aunque ocupa posiciones más arrinconadas. Por otra parte, la ubicación de las escaleras ha de ser próxima a puertas de acceso al inmueble, ofreciendo una ruta libre de obstáculos en caso de emergencia.

El aspecto de la iluminación y la ventilación, como en otros elementos de construcción es fundamental que esté bien iluminada, es preferible la iluminación natural y que estas fuentes de luz incidan al resto de elementos arquitectónicos. La escalera puede recibir iluminación natural de manera directa y que, a su vez, esta iluminación se dirija hasta otros puntos. Los espejos son buenos aliados para conseguir este objetivo.

Otro condicionante clave de las escaleras es que sirven de vía comunicativa entre diferentes plantas o niveles de una construcción. Eso debe ser aprovechado por las fuentes de luz, para potenciar ahorro energético y económico.

Si nos centramos en las especificaciones técnicas, por ejemplo en el número de escalones, la dimensión y la altura de los mismos, las condiciones van a depender del inmueble. No es lo mismo construir una escalera para un hospital que para un museo, un teatro o una vivienda.

En cualquier caso el peralte (la altura del escalón) no debe ser superior a 17 o 18 centímetros y la huella (el área en la que se apoya el pie en el escalón) debe contar con al menos 30 centímetros, sin llegar a superar los 40 centímetros, pues huellas de mayor tamaño pueden resultar incómodas.

Con respecto al ancho de la escalera, lo más apropiado es que puedan circular dos personas al mismo tiempo. Esto obliga a diseñar anchos aproximados de 1,50 metros. No siempre es posible alcanzar un ancho de tal magnitud, no obstante, el ancho mínimo aceptable son 1,20 metros.

Si la escalera es de grandes dimensiones o sirve para acceder a varios pisos o plantas, debe contar aconsejablemente con un descanso. Las medidas de los descansos pueden variar de acuerdo al ancho de la escalera, pero su huella no debe ser menor de 60 centímetros. Es recomendable incluir un descanso cada 7 o 9 escalones.