Comunicados

Especialidades del metal; la Calderería Industrial

Especialidades del metal; la Calderería Industrial

Publicado: 14 de octubre de 2019 12:38 (GTM+2)

De entre todos los procesos de fabricación mecánica que se trabaja en el sector del metal, la calderería industrial es la especialidad profesional que más demanda tiene. Fundamentalmente se utiliza para la creación de depósitos que sirvan a las industrias para almacenar y transportar diferentes tipos de sólidos, aunque también tiene otras funciones, entre ellas la decorativa.

La Calderería industrial está enfocada en servir de soporte a un amplio espectro de industrias. En la mayoría de los casos, producirá depósitos útiles para el almacenaje y la distribución de sólidos, ya sea en forma de granos o áridos. Pero también puede realizar esos trabajos para materiales en estado gaseoso y líquido. La construcción naval y las estructuras metálicas también entran dentro de las capacidades creativas de este sector.

Por otro lado, puede ser utilizada dentro del ámbito arquitectónico con diseños decorativos. Ejemplos clave de este tipo de especialización lo podemos encontrar en la Torre Eiffel de París, en la misma estructura del museo Guggenheim de Bilbao o en el puente colgante de Vizcaya.

Materia prima y maquinaria necesaria para la Calderería industrial

El material más utilizado por las empresas especializadas en calderería industrial, como puede ser Metalúrgica Rosan S.L., localizable en la dirección web https://mrosan.es/, es el acero inoxidable y distintas aleaciones de este. También es posible encontrar trabajos realizados con aleaciones de aluminio y aceros de carbono. En su taller de calderería se producen fundamentalmente recipientes y depósitos de presión, intercambiadores de calor, tuberías e isométricos, silos y tanques de almacenamiento con agitación.

Para trabajar materiales como el acero laminado y las vigas, de diferentes formas, espesores y aleaciones la maquinaria que se utiliza son las cizallas para el corte de chapas, las plegadoras para doblar las planchas de metal, remachadoras, prensas de estampar y troquelar chapa, máquinas de rodillos para doblar y conformar la chapa, máquinas de corte y recanteado, máquinas de soldar y sopletes de corte, sierras orbitales y muchas otras que dependerá del trabajo a realizar.

Es de vital importancia, para realizar buenos trabajos en relación a la construcción de depósitos, trabajar a altas presiones, por lo que se debe extremar la calidad del metal que componen estos objetos. Las soldaduras, por su parte, se deberán someter a diversas pruebas para comprobar su fiabilidad, generalmente con rayos X y ultrasonidos.

Curiosidades de la calderería industrial. El uso decorativo

Como se comentaba al principio de este artículo, la calderería industrial también se ha utilizado para la arquitectura, creando diseños estéticamente impresionantes y atractivos. Con este sistema de trabajar el metal se han creado verdaderas obras de arte que han quedado como símbolos de una ciudad o de un país. En este sentido, cabe mencionar el monumento Torre Eiffel, el edificio Guggenheim o la estructura del puente colgante de Vizcaya.

La Torre Eiffel de París

Este monumento parisino es, muy probablemente, el ejemplo más popular de construcción utilizando calderería industrial o pesada. Los avances y la calidad en los resultados posibilitaron la elaboración de esta archiconocida obra en la capital de Francia. Esta estructura se construyó en hierro pudelado (refinado). Fue construida por el ingeniero civil francés Alexandre Gustave Eiffel para la exposición universal celebrada en 1889, en París.

Para diseñar esta estructura se requirió el trabajo de cincuenta ingenieros durante 24 meses, con más de cinco mil dibujos donde se proyectaron todos los detalles de esta famosa construcción. Se tardó e finalizarla algo más de dos años. Aún hoy día impresiona la contemplación de esta enorme obra de ingeniería y calderería industrial.

El museo Guggenheim de Bilbao

En este caso la complejidad y los materiales usados dieron como resultado un diseño altamente llamativo. Un proyecto arquitectónico proyectado por Frank Ghery, considerado uno de los arquitectos más importantes e influyentes del mundo. Se utilizó para su creación un software de última generación concebido para la industria aeroespacial CATIA. Para el exterior se usó la manufactura del titanio con el uso de calderería industrial para su creación y manipulación.

Un total de 33.000 planchas finas de titanio para conseguir un acabado con efecto rugoso y orgánico que cambia de tonalidad según la atmósfera que lo rodea. Además, se usó la piedra caliza y el vidrio para dar el toque armónico final y convertirse en el icono de la ciudad que es hoy en día.

El puente colgante de Vizcaya

Considerada una joya de la ingeniería civil, el puente colgante de Vizcaya fue reconocido en el 2006 por la Unesco como Monumento de la Humanidad. Este puente tuvo como objetivo encontrar una manera eficaz de unir las dos orillas sin intervenir en la navegación comercial del puerto fluvial donde se localiza.

Es el primer puente colgante con vehículo transbordador del mundo de estructura metálica, fabricado a partir de calderería industrial. A esta técnica de manipulación del metal se le unieron dos innovaciones tecnológicas para aquella época. Estas técnicas fueron, por un lado, la ingeniería de los puentes colgados de cables, de mediados del siglo XIX, y la técnica de transporte de grandes vehículos mecánicos, gracias a las máquinas de vapor.