Opinión

¿Era necesario invitar a Carmen Martínez-Bordiú al programa de TVE ¡Mira quién baila!?

¿Era necesario invitar a Carmen Martínez-Bordiú al programa de TVE ¡Mira quién baila!?

Publicado: 25 de octubre de 2019 11:17 (GTM+2)

Carmen Martínez-Bordiú, en el programa ¡Mira quién baila! de TVE.

Carmen Martínez-Bordiú, en el programa ¡Mira quién baila! de TVE.

Además del saqueo que hizo Franco y su mujer de España, que tuvimos que tragarnos y respetar una vez llegada la democracia, se han cometido demasiados errores con este clan tan dañino. Miles de asesinados, olvidados en las cunetas y tuvimos que callar mucho tiempo, demasiado.

Se calcula que los Franco tienen una fortuna de 400 millones de euros según apuntan algunos analistas y todavía se quejan y nos chulean a todos.

La prensa rosa les pagaba millonadas por reportajes fotográficos y los mantenía como personajes importantes de nuestras vidas, o mejor dicho, de la vida de algunos.

Pero lo flipante fue cuando TVE en 2006 blanqueó a Carmen Martínez-Bordiú al invitarla como concursante al programa de máxima audiencia ¡Mira quién baila!

Vale que poco se podía hacer legalmente pero ¿era necesario? ¿Nadie pensó en las víctimas del franquismo? Zapatero era el presidente entonces y sin embargo la nietísima bailó en la televisión pública. Probablemente no pudo hacer nada con la ley en la mano pero ¿realmente estaban las víctimas como para verla en la tele pública? ¿Nadie pensó en ellos?

Para colmo el público que se tragaba ese programa, no la eliminó hasta muy tarde y duró muchos días en la tele. La nieta de Franco fue la última eliminada antes de la gran final, quedando así como cuarta clasificada.

Durante la dictadura se quedaron con lo que les dio la gana mientras el pueblo pasaba hambre, era saqueado o fusilado. ¿No hay ninguna forma de recuperar ya todo lo robado? ¿Podrían los medios dejar de darle dinero a esta familia ya sea en concursos o con reportajes fotográficos?

La humillación tiene un límite y hubo mucha gente que tuvo que aguantar todo esto además de la brutalidad que sufrieron sus familiares. Luego ves a esos tertulianos poniendo parches y blanqueando el franquismo, justo como hace el trifachito, y de nuevo te tienes que callar...

Ya está bien. Esto no acaba aquí y se van a tener que tragar su bilis como lo hemos hecho nosotros. Quedan muchos franquistas por ahí enterrados, como Queipo de Llano en la Basílica de La Macarena. Susana Díaz no hizo nada por sacarlo, por cierto, aunque ahora se pone del lado de Pedro Sánchez y se pone muy estupenda… algunos la tienen de cemento.

Este país debe ponerse serio de una vez por todas y limpiar todo rastro de franquismo de nuestras vidas y reparar a las víctimas, acabar con las fosas, cuidar a los que sufrieron y sufren.

Los franquistas no son unos cuantos frikis, como dice Ana Rosa Quintana, son millones y lo tienen dentro, defienden a un asesino y se autodenominan “cristianos”. Cristianos... y luego está la Iglesia, con algunos de sus miembros, tipos siniestros, que siguen renqueando con este tema.

Ha escocido en la COPE, la radio de la Iglesia, la exhumación de la momia, solo  había que escuchar a Carlos Herrera hoy.

¡Qué carajo tiene que ver lo que supuestamente dijo Jesucristo con un asesino!

No sé si fue electoralismo sacar a Franco antes de las elecciones y retransmitido en directo, pero una cosa tengo clara, ayer fui muy feliz, como muchísima gente, viéndoles enfadados pegando alaridos patéticos. Por una vez miré ese lugar sin tanta tristeza, por una vez los que rabiaron, fueron otros.