Internacional

La presidenta golpista y la OEA quieren unas "elecciones" urgentes sin Evo Morales

La presidenta golpista y la OEA quieren unas "elecciones" urgentes sin Evo Morales

Publicado: 21 de noviembre de 2019 09:33 (GTM+2)

El presidente de Bolivia Evo Morales y la golpista Jeanine Áñez.

El presidente de Bolivia Evo Morales y la golpista Jeanine Áñez.

La golpista Jeanine Áñez, que ha dado licencia para matar ciudadanos a su ejército, ha querido blanquear su golpe enviando al Congreso boliviano un proyecto de ley para convocar unas nuevas elecciones.

Tras la abrumadora victoria de Evo Morales en las celebradas hace un mes y el desencadenamiento del golpe por las fuerzas fascistas, el presidente legítimo del país hispanoamericano tuvo que marchar a México donde está asilado.

Mientras tanto, en Bolivia, ya van ocho muertos en las últimas horas tras los enfrentamientos entre los demócratas y los militares golpistas.

La cifra total de muertos desde que los fascistas no aceptaran la victoria de Evo Morales es de 32 personas.

El partido del presidente, Movimiento al Socialismo, entregó un proyecto de ley para la elección de un nuevo Tribunal Supremo Electoral (TSE), encargado de fijar la fecha de las elecciones. El TSE fue puesto en cuestión y sus anteriores responsables están encarceladas por las fuerzas fascistas de Jeanine Áñez, la autoproclamada presidenta.

La OEA, a la que acusan los demócratas de inacción y connivencia con el golpe de Estado, ha aprobado una resolución exigiendo “urgentemente” nuevas elecciones aprovechando que Evo Morales no está en Bolivia. Teniendo en cuenta que no existen libertades en Bolivia y que el ejército puede disparar a matar, no parece que sea una situación normal para celebrar unas "elecciones".

Morales ha recordado desde México que hasta que el Congreso no acepte o rechace su renuncia, él sigue siendo legalmente el presidente: “No permiten que vuelva a Bolivia, si la Asamblea (Congreso) no ha evaluado mi renuncia yo soy presidente, además soy presidente electo en primera vuelta”.

El presidente indígena ha pedido a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y a la ONU “denunciar y frenar esta masacre de hermanos indígenas”, comparando las matanzas del ejército con un “genocidio”. La CIDH anunció que enviará este viernes una misión a Bolivia para “observar la situación de los derechos humanos”, tras criticar un decreto de Áñez que exime a los militares de cargos penales si se matan a bolivianos para mantener el régimen golpista.

Rafael Correa, expresidente de Ecuador, ha resumido en tuit el Golpe de Estado en Bolivia: