Comunicados

Al contratar un seguro, mejor hacerlo con una correduría de seguros

Al contratar un seguro, mejor hacerlo con una correduría de seguros

Publicado: 27 de enero de 2020 15:40 (GTM+2)

Uno de los elementos más usados para obtener cierta confianza y estabilidad en la vida es la contratación de un seguro. Con ellos se establecen premisas que cubren gran cantidad de posibles circunstancias adversas y las personas pueden sentirse más protegidas. Se pueden contratar mediante una compañía de seguros o una correduría de seguros

La principal diferencia entre una agencia y una correduría de seguro como frontig.es, referente en el sector, consiste en que esta no trabaja para una sola casa, sino que puede elegir entre las distintas marcas de seguros buscando siempre el beneficio de su cliente.

La función de un corredor de seguros no es otra que la de realizar labores de intermediación entre su cliente y la compañía. Son mediadores que trabajan analizando y buscando en el mercado de los seguros la empresa que mejor pueda satisfacer los deseos y necesidades de su cliente. Son expertos en el mundo en este sector y su deber es asesorar eficaz, imparcial y de forma totalmente independiente, cuál es la mejor compañía con la que contratar una póliza.

¿Qué hace una correduría de seguros?

Como se ha avanzado en este mismo artículo, el corredor de seguros, la figura principal de este tipo de negocio, tiene que ser un profesional imparcial e independiente. No debe mirar por el beneficio económico de las compañías, sino por la satisfacción de su cliente.

Su fin es localizar el mejor seguro, con todas las coberturas en la póliza que le vayan a ser de utilidad y, además, al mejor precio posible.

Para lograrlo, debe ser un experto, con acceso siempre actualizado a las ofertas de las compañías de seguros.

Función del gestor

El máximo responsable de gestionar una correduría de seguros es el corredor. Pero esta figura, además de localizar el mejor seguro para cada cliente según las necesidades de cada cual, también es el que se encarga de realizar todas y cada una de las gestiones que ponen en relación a la compañía con su asegurado.

El gestor analizará a fondo el contrato que ofrece la compañía en el momento de realizar la contratación para dar el visto bueno definitivo, poniendo especial atención en la letra pequeña y en las posibles faltas de forma. Con esta revisión, la persona que no suele estar acostumbrada se sentirá más confiada y segura.

Pero también ejerce la función de representación en el caso de que se sufra un posible siniestro. Su misión, en este caso, será defender los derechos adquiridos en el contrato con la compañía y asegurarse de que todo se cumple según lo establecido.

Por último, otra de las acciones atribuibles a su puesto es la cancelación del seguro con la compañía en caso de que su cliente muestre algún tipo de disconformidad o esté descontento con alguna actuación de esta. Así mismo, si encontrase una mejor oportunidad, con mejores condiciones, se la haría llegar para que tomara su propia decisión. En cualquiera de estos dos casos, si tomara la decisión de llevar adelante el cambio, el corredor deberá tramitar las gestiones que sean necesarias para la finalización de dicho contrato y la búsqueda de una nueva compañía.

Aclaraciones sobre las corredurías de seguros

Estas agencias están altamente profesionalizadas, pero a pesar de ofrecer un servicio de calidad a sus clientes, todavía existen algunas falsas creencias que están muy lejos de la realidad.

Formación

Se sigue pensando que es uno de esos oficios que puede realizar cualquiera, que no existe una titulación ni una preparación previa, evidentemente, esto no es así. Es una profesión reglamentada por la Ley y, por tanto, se exige que quien vaya a ocupar este puesto tenga una formación específica. Además de conocimientos de leyes y gestión de empresa, debe poseer formación en finanzas, como mínimo.

Precios

Se suele pensar que, debido a la comisión que se llevan por este trabajo de intermediación, los precios de los seguros terminan siendo más caros. Esta creencia es totalmente falsa, ya que el porcentaje de la comisión se aplica a la parte que se lleva la compañía por el contrato de la póliza.

Otras ventajas y beneficios, en este sentido, es que se está contando con el asesoramiento de un experto, con lo que se ahorrará tiempo y dinero (al no tener que contratar a un abogado o un asesor externo) en la representación, la gestión, la modificación, cancelación, negociación… tramites y acciones habituales en la relación con una compañía de seguros.

En ocasiones, según la carga de trabajo que una correduría aporte a una compañía de seguros determinada, logrará condiciones más ventajosas que acabarán siendo beneficio directo para el cliente.

El momento de cobrar

¿Cuántas veces se ha oído o se ha sido protagonista del hartazgo por que la compañía de seguros se retrasa en el pago? La correduría gestiona el siniestro, no lo paga, pero asume este interés y será la que presione para defender las pretensiones de su cliente.