Comunicados

¿Cómo se puede mejorar la calidad de vida de las personas mayores?

¿Cómo se puede mejorar la calidad de vida de las personas mayores?

Publicado: 4 de febrero de 2020 13:14 (GTM+2)

La salud física y emocional son fundamentales para disfrutar de la vejez. Cuando llegan a la última etapa de la vida, se hace imprescindible cuidarles física y emocionalmente, arroparles para que se sientan acompañados y queridos, facilitándoles la conexión con el mundo que les rodea para que se sientan cómodos al tiempo que se evita su aislamiento

A medida que se van cumpliendo años, la soledad se vuelve el primer enemigo de una buena calidad de vida. Hay que adaptarse a la nueva situación e intentar mantener el máximo tiempo posible las habilidades físicas y psíquicas. Es una etapa de retorno, la vuelta a la pérdida de la independencia. Por esto mismo, es vital mantener un buen estado de ánimo y la familia juega un papel esencial. Es muy importante que los mayores no se sientan solos, que se sientan acompañados y queridos en todo momento.

La familia debe ofrecer amor y compañía

Los mayores deben vivir lo positivo de esta nueva etapa, valorar a la familia, que le ayuda, le acompaña y le da su amor incondicional, mantener las relaciones sociales y disfrutar de una conversación agradable con un amigo, un paseo por el parque, una tarde de películas con los nietos…

Los expertos aseguran que son los seres queridos una pieza clave para que la persona se sienta viva, querida y valorada, sin pensar que ha sido relegada a un segundo plano o, aún peor, que se le considera una carga. La soledad está considerada como uno de los peores enemigos de la vejez, la causa de que muchos aceleren su deterioro físico y mental e incluso pierdan las ganas de vivir.

La adaptación del hogar

Una persona mayor, que depende de otros para llevar a cabo algunas de sus actividades diarias, necesita tener una casa lo mejor adaptada posible a sus circunstancias. Un claro ejemplo es el cambio de bañera por un plato de ducha para salvar la barrera arquitectónica que supone y hacer las entradas y salidas más fáciles y, sobre todo, mucho más seguras. Para complementar esta estancia y hacer del baño un entorno mucho más cómodo y prevenir accidentes por caída, en este enlace se puede acceder a taburetes para ducha y sillas de ducha.

Gracias a este objeto, las personas mayores pueden descansar mientras se asean, o facilitar la labor de un familiar o un profesional en este sentido. Es muy importante ser precavidos e ir mejorando la seguridad y confort del hogar antes de que los mayores sufran algún tipo de percance. Una simple lesión en la tercera edad puede complicarse y desembocar en graves consecuencias con otros problemas de salud asociados.

Al igual que el baño debe adaptarse, el resto de estancias también. Por ejemplo, en el dormitorio, la cama debe tener la altura apropiada para la persona que la utiliza, sin ser demasiado alta, lo que podría provocar caídas, ni demasiado baja, resultando incómodo a la hora de levantarse y acostarse.

Para todos es fundamental contar con un colchón y una almohada confortables para el descanso, más aún para aquellas personas que necesitan pasar mucho tiempo en la cama. Las camas eléctricas son muy recomendables para los ancianos, pues le facilitan el acceso a la hora de acostarse y la salida al ponerse de nuevo en pie.  Para las familias y cuidadores también resultan muy cómodas, pues no deben realizar esfuerzos tan grandes para ayudar a la persona dependiente.

Combatir la soledad

La soledad es un pesar a cualquier edad, pero cuando se envejece se convierte en un peligroso enemigo. El paso de los días sin que ocurra nada, el aislamiento, la incomunicación… son sentimientos que aceleran el proceso de envejecimiento físico y mental. Es fundamental que las personas mayores se sienten queridas, acompañadas y cuidadas, algo que no siempre resulta fácil de llevar a cabo en la sociedad actual, donde imperan las prisas y la falta de tiempo.

Afortunadamnete, las familias no tienen por qué hacer frente a todas sus obligaciones y el cuidado de sus ancianos sin ayuda. Mientras sea posible, la mejor opción es que la persona dependiente se quede viviendo en su casa, rodeada de sus recuerdos, con sus vecinos de siempre para poder charlar y con la posibilidad de salir a pasear por su barrio. De este modo, estará mucho más cuidada y protegida por sus familiares.

Para que sea posible, además de adaptar la vivienda con las mejoras que sean necesarias para hacerla más cómoda y adecuada a sus circunstancias, se puede optar por la asistencia de una empresa de calidad como Bi2t, dedicada al cuidado de ancianos a domicilio en Madrid. Con un trato humano y cercano, las familias pueden estar tranquilas, sabiendo que sus seres queridos se encuentran en las mejores manos, con un personal atento y cariñoso que les proporciona los cuidados y la compañía que necesitan en su ausencia. También ofrecen el servicio de limpieza a domicilio en Madrid para mantener las viviendas en un estado óptimo de habitabilidad.

El cuidado de los mayores es una obligación social, moral y familiar; cuidarles en la última etapa de sus vidas con el mismo amor, cariño y respeto que han cuidado ellos de sus mayores, sus hijos y nietos cuando fue su momento, es necesario. Dedicarle el tiempo, amor y paciencia que requieren y seguir cumpliendo con los deberes diarios no siempre es fácil, pero la ayuda a las familias de las empresas profesionales simplifica la tarea para que nunca se sientan solos o pierdan dependencia.