Internacional

Arabia Saudí firmó un récord de ejecuciones en 2019

Arabia Saudí firmó un récord de ejecuciones en 2019

Publicado: 12 de febrero de 2020 15:54 (GTM+2)

Mientras los medios hablaban de Venezuela el régimen árabe aplicó la pena capital a 184 personas, en su mayoría activistas y disidentes políticos

Mientras la derecha mediática y política está centrada en Venezuela, parece que el tema de Arabia Saudí, otro país petrolero, sigue siendo tabú para gran parte de ellos.

La dictadura saudita ha matado a 184 personas en 2019 batiendo sus propios récords de los últimos seis años.

Esto no ha importado a la Real Federación Española de Fútbol para celebrar allí la Supercopa, tampoco ha sido un impedimento para los clubes que la han disputado. Resulta que los saudíes enseñaron la chequera y ya se acabó la discusión.

Organizaciones de Derechos Humanos denuncian las penas capitales firmadas para estos 184 seres humanos así como una escalada de detenciones a disidentes y activistas como paso previo a sus ejecuciones silenciadas por cierta prensa.

“El país comenzó el año ejecutando a cuatro residentes yemeníes por asesinato. En los momentos previos a la decapitación, tres de ellos declararon que el cuarto condenado, Yasin Mohamed Ali, era inocente de los cargos que se le imputaban pero las autoridades competentes descartaron su testimonio y procedieron a la ejecución. (… Fue solo el comienzo sangriento y brutal a un año de ejecuciones sin precedentes” señala la Organización Saudí Europea para los Derechos Humanos.

De los 184, 82 fueron ejecutados por supuestos delitos de tráfico de drogas y 57 por acusaciones de asesinato.

La mayor matanza tuvo lugar el 23 de abril de 2019 con 37 aplicaciones de la pena capital, al menos 3 de los muertos eran menores de edad cuando cometieron los delitos.

Maya Foa, la directora de Reprieve declara:

“Se trata de otro hito sombrío para la Arabia Saudí de Mohamed bin Salman. (…) Los gobernantes del reino creen que tienen total impunidad para burlar el derecho internacional cuando les conviene. Un país que tortura y ejecuta niños debería ser un Estado paria y no aquel que se prepara para organizar la próxima reunión del G-20”.

En lo que va de año, la dictadura ya ha firmado cuatro ejecuciones y, según la Organización Saudí Europea para los Derechos Humanos, 47 personas están siendo juzgadas enfrentándose a la pena capital. Entre ellos hay 13 personas que eran menores de edad cuando fueron encarcelados.

Ocho de ellos serán, a petición de la fiscalía, crucificados, que en Arabia Saudita significa que te cortan la cabeza y luego te exhiben en plaza pública en una cruz.

Pero todos estos detalles no son importantes para muchas cadenas de televisión, radio y periódicos que se llevan las manos a la cabeza porque Ábalos se reuniera 25 minutos con la vicepresidenta de Venezuela, país con el que mantenemos relaciones diplomáticas y que está al borde de una guerra civil que se intenta evitar.