Opinión

Los medios esbirros de Wall Street siguen con la matraca de Venezuela

Los medios esbirros de Wall Street siguen con la matraca de Venezuela

Publicado: 13 de febrero de 2020 11:13 (GTM+2)

La prensa de aquí se ha lanzado a degüello a defender al Imperio

El presidente de Estados Unidos Donald Trump y su títere Juan Guaido

El presidente de Estados Unidos Donald Trump y su títere Juan Guaido

La derecha mediática y también la política, a rebufo, no paran de hablar de Venezuela. Este curioso interés en un país hispanoamericano, con las mayores reservas de petróleo del mundo, contrasta con el desinterés de hablar del golpe en Bolivia, de las protestas en Chile por el liberalismo radical del Gobierno o del saqueo de los recursos en toda Hispanoamérica de las  multinacionales.

No solo las teles, radios y periódicos de la derecha y ultraderecha están con el temita, sino que los que van de izquierdas o simulan serlo, siguen a sus amos, a sus accionistas, gente muy de derechas y del Gran Capital, la casualidad.

Estos patriotas de hojalata, cuya patria es el dinero, y si se lo da Wall Street besan la mano agradecidos, podrían estar primando más los intereses petroleros de EEUU que los propios de España. Aunque los intereses de multinacionales son los mismos sean del país que sean, el dinero, es curioso como se ponen de lado de las estadounidenses y no de las españolas. No defenderé yo el papel de Repsol en el mundo pero estos patrioteros se dan golpes de pecho con España, paña, paña.

Ciertos medios apuntan que el Gobierno de Venezuela está barajando la posibilidad de que Repsol, empresa española, y otras empresas italianas y rusas, exploten el petróleo venezolano mediante la privatización de parte de la empresa pública del país hispano.

Quizás por eso están tan nerviosos algunos medios, ya que sus amos les han dicho que presionen más para que el imperio se lleve el pastel, como siempre, el ser "superior" anglosajón.

El Gobierno de Sánchez está intentando que se celebren elecciones en Venezuela, hablando con ambas partes, para que no haya una guerra civil. Sin embargo los medios siguen empeñados con el golpista Guaidó, que no lo ha votado nadie para serlo, cuando ni la propia oposición venezolana lo quiere ni ver.

Por cierto, es curioso ver a Nancy Pelosi, lideresa del partido demócrata, y Donald Trump, peleados a muerte por el ‘impeachment’ y sin embargo levantarse ambos a aplaudir a Guaidó, su títere venezolano al que financian. En cuanto se tocan temas imperialistas y de explotación de otros países, demócratas y republicanos son un solo partido, una sola visión, la belicista. De hecho los halcones demócratas son tan peligrosos o más que los republicanos en cuanto a seguir los intereses de la armamentísticas y petroleras, y su política de intervención en países extranjeros de una u otra forma. No hay más que saber un poco de historia...

Que el periodismo se mire a sus estómagos henchidos, que dejen de ser esclavos de los mismos de siempre y tengan el coraje para ser independientes y enfrentarse al poder económico que todo lo maneja.

Venezuela es un país hermano, como todos los de Hispanoamérica. Algunos deberían tener más tacto al tocar ciertos temas y no lanzarse a degüello a defender posiciones intervencionistas que podrían derivar en una guerra civil entre nuestros hermanos, con los que tanto nos une, y sobre por aquello de la Ética, los Derechos Humanos y de la Democracia, si es que les suena.