Internacional

¿Cómo afecta realmente el covid-19 a los niños?

¿Cómo afecta realmente el covid-19 a los niños?

Publicado: 19 de marzo de 2020 13:50 (GTM+2)

Un estudio constata que el 6% de los enfermos menores de 7 años desarrollaron patologías graves e incluso requirieron cuidados intensivos

Una familia china con mascarillas para protegerse del coronavirus

Una familia china con mascarillas para protegerse del coronavirus

Mientras la pandemia del coronavirus continúa avanzando por el mundo, en China, donde ya comienzan a recuperarse de la peor parte del brote, continúan las investigaciones científicas para tratar de conocer cómo funciona esta enfermedad y plantarle cara de la forma más eficiente posible.

Así, un estudio recientemente publicado por la revista Pediatrics detalla un aspecto hasta ahora poco conocido del nuevo coronavirus: cómo afecta a los bebés y niños pequeños.

El trabajo se realizó estudiando la evolución de la enfermedad en 2143 bebés o niños menores de 7 años que fueron infectados por el coronavirus en China. La mayoría fueron casos leves pero casi un 6% de los niños desarrollaron patologías graves o críticas e incluso uno murió.

Estos datos demuestran que la enfermedad, tal y como se creía, afecta menos a las personas más jóvenes, ya que entre la población adulta el porcentaje de personas que desarrollan problemas graves se sitúa en el 18,5%.

Sin embargo, todavía quedan muchas preguntas sobre este tema, ya que los investigadores no están seguros de por qué el covid-19 no afecta de la misma manera a los niños como a los adultos.

En este sentido, la presidenta del Comité de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Stanford, Bonnie Maldonado, sostiene que es posible que el virus afecte de forma diferente a según qué colectivo, al igual que la gripe H1N1 actuaba de forma más grave en las embarazadas y los niños.

Pero lo que no se sabe con certeza es por qué exactamente este virus afecta menos a los niños, y esta es una de las preguntas que la comunidad científica quiere responder con más premura porque podría ser clave a la hora de avanzar en el desarrollo de una vacuna.

Una hipótesis apunta a que la proteína que el virus usa para entrar en las células humanas no está tan desarrollada en los menores y eso hace que el patógeno no se replique en sus cuerpos.

De ser así, se podría replicar de alguna manera este mecanismo mediante un medicamento para hacer inmune a la población adulta, y en este sentido ya se está desarrollando en China una vacuna que ha comenzado sus pruebas clínicas en humanos esta semana.