Internacional

El presidente de Filipinas ordena "disparar a matar" a quien viole la cuarentena

El presidente de Filipinas ordena "disparar a matar" a quien viole la cuarentena

Publicado: 2 de abril de 2020 11:16 (GTM+2)

"Te enviaré a la tumba" dijo Rodrigo Duterte en su discurso a la nación

Rodrigo Duterte

Rodrigo Duterte

Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas, ha ordenado a las fuerzas de seguridad “disparar a matar” a las persones que violen la cuarentena decretada por el coronavirus.

"No dudo. Mis órdenes son para la policía y el ejército, si hay problemas o surge una situación en que la gente pelea y sus vidas están en peligro, disparen a matar", afirmó anoche Dutarte durante su discurso en televisión.

"Muerto. A cambio de causar problemas, te enviaré a la tumba", añadió amenazante el presidente filipino.
Estas terribles palabras las pronunció Duterte el mismo día en el que unas veinte personas protestaran sin permiso en la barriada de San Roque de Manila exigiendo ayuda del gobierno para afrontar la crisis del COVID-19.

Tanto en la capital, como en el resto del país, millones de filipinos trabajaban en la calle y ahora, con el confinamiento, no tienen forma de llevar dinero a sus casas.

El polémico mandatario acusó a organizaciones civiles de izquierda de promover la protesta: “Izquierdistas, ustedes no son el gobierno. No anden por ahí causando problemas y disturbios porque ordenaré su detención hasta que finalice el brote”.

El Congreso de Filipinas otorgó la semana pasada “poderes especiales” a Duterte para afrontar la pandemia con una provisión presupuestaria de 200.000 millones de pesos (4.000 millones de dólares), que se repartirían entre los 18 millones de familias más pobres el país, donde el 16% de la población sobrevive bajo el umbral de la pobreza.

Dicho dinero está sin embargo bloqueado mientras se elabora “una base de datos consolidada” de los beneficiarios.

Organizaciones en defensa de los Derechos Humanos han criticado este jueves las amenazas de Duterte:

“Estamos seriamente alarmados de que las palabras del presidente, que se traducirán en formas peores y más brutales de violaciones de los derechos humanos, represión y violencia estatal en los próximos días”, declaró la organización de derechos humanos Karapatan.

Por su parte, el grupo estudiantil CEGP señaló que “no se puede esperar que la gente permanezca en silencio si sus estómagos se revuelven” advirtiendo al Gobierno de que “no deben aferrarse a planes fascistas y militaristas contra una nación azotada por el hambre y en enojo contra un régimen incompetente”.