Comunicados

La costura en tiempos de cuarentena

La costura en tiempos de cuarentena

Publicado: 3 de abril de 2020 09:41 (GTM+2)

Las abejas costureras o sewing bees desempeñaron un destacado papel durante la Segunda Guerra Mundial. Bajo este apelativo eran reconocidas, en Reino Unido, aquellas mujeres que colaboraron en la contienda remendando trajes, para los soldados del frente.

La idea contó con el apoyo de la Reina consorte Isabel. Esta, requirió la colaboración de las empleadas del palacio de Buckingham, dos veces por semana, catalogando esta iniciativa como puntadas para la victoria.

Pues bien, 74 años después de finalizar la gran guerra del siglo XX, las abejas costureras están de nuevo de actualidad; armadas, desde sus domicilios, con máquinas de coser Singer. En esta ocasión, las puntadas para la victoria están orientadas a elaborar mascarillas y material de uso sanitario.

El rostro del enemigo, en la gran guerra del siglo XXI, pertenece a la pandemia mundial de Coronavirus.

¿Qué labores de costura se pueden desempeñar para ayudar durante confinamiento?

La falta del material de protección, para personal sanitario y el resto de la población, ocupa el primer lugar, en cuanto a nivel de preocupación, más allá de la propia pandemia. Es por eso, por lo que, han aparecido diferentes iniciativas domésticas, para ayudar en la medida de lo posible.

Fabricación casera de mascarillas

En ese aspecto, la alcaldesa de Humanes, un pueblo de la Alcarria, recibió una petición de ayuda por parte de dos residencias de ancianos de su localidad. Necesitaban mascarillas para los residentes y los funcionarios del centro.

En consecuencia, la alcaldesa, a través de un mensaje de WhatsApp, contactó con ocho mujeres de la población que, se prestaron a elaborar las mascarillas desde sus domicilios. Esta gestión ya se había llevado a cabo en otra localidad cercana, de la cual, recibieron los patrones e instrucciones necesarias para confeccionarlas correctamente.

El resultado de esta actividad: 200 mascarillas diarias. Elaboradas con máquinas de coser Singer y con las máximas medidas de seguridad; guantes, mascarillas y material desinfectado incluidos.

Fabricación casera de delantales

De igual modo, los vecinos ocupan su tiempo durante el aislamiento confeccionando delantales. Mediante la colaboración ciudadana se consiguen empapadores para camas, tejidos, telas o plásticos, con el fin de elaborar este tipo de material de protección contra el Coronavirus. Posteriormente, las y los amantes de la costura se ponen manos a la obra y confeccionan delantales de gran utilidad para el personal sanitario.

Fabricación casera de pantallas protectoras

Asimismo, además de mascarillas y delantales, también se elaboran pantallas protectoras. En tal contexto, a través de máquinas plastificadoras de uso doméstico, se elaboran pantallas protectoras bajo las indicaciones de una enfermera cualificada. De esta forma, los cuidadores de estas residencias de ancianos, se ven abastecidos de material de protección gracias a la ayuda de sus vecinos.

En resumen, las abejas costureras del siglo XXI desarrollan una importante labor en beneficio de la humanidad. En estos duros momentos, la solidaridad, la unión y la empatía cobran un especial significado en la comunidad internacional. Gracias a la colaboración y aportación ciudadana es posible cubrir, en cierto modo, las carencias de material sanitario en diversos centros de salud y residencias de mayores.