Comunicados

Recomendaciones para cuidar tu ropa interior

Recomendaciones para cuidar tu ropa interior

Publicado: 16 de abril de 2020 11:50 (GTM+2)

Las ofertas del mes de Hunkemoller seguramente te harán querer cambiar todo tu guardarropa. Es cierto que toda la colección de Bikini 2020 es de la más alta calidad. Sin embargo, para alargar la vida útil de estas prendas, te brindamos algunas recomendaciones de cuidado de lencería delicada. De esa manera, podrás disfrutar más tiempo de tu ropa interior favorita.

Consejos para lavar tu lencería de forma correcta

El lavado de este tipo de ropa debe pasar por un proceso delicado para mantener la calidad del producto. Lo mejor es antes de lavar tu lenceríaes limpiarte las manos, sobre todo si son de tela de algodón. Y es que este tipo de telas es mucho más delicado que otras.

Ahora bien, lo primero que tienes que hacer es leer bien las etiquetas de la ropa interior. El mismo fabricante se encargará de informarte como es el proceso de lavado y secado de la tela para que esta dure más tiempo. No todas las telas son propicias para meterlas en lavadora, a menos que sea de algodón. Así que lo mejor es que optes por lavarlas a mano.

También es recomendable utilizar jabón y suavizante. Evita que estos tengan olores fuertes y enjuaga bien para evitar infecciones. Lo mismo ocurre si vas a lavar un sostén, babydoll o cualquier tipo de prendas de lencería. Recuerda que la piel en las partes íntimas es mucho más delicada que en otras zonas.

Para hacer un buen lavado de ropa interior, es importante que tengas en cuenta los siguientes aspectos. Todo esto será de utilidad para que la próxima compra de lencería que hagas en Hunkemoller dure mucho más que la que ya botaste a la basura.

Separar la ropa interior por color

Además de separar la lencería de toda la ropa que tienes, debes también considerar lavarlas según su color. Es así como no puedes meter en la misma lavada el bikini blanco y rosa con los colores oscuros o el negro. Vale mencionar que esto también depende del tipo de tela con la que fue fabricada la lencería.

Este proceso también te ayudará a ahorrar agua. Para ello, tendrás que lavar primero la ropa de color blanco y tonalidades claras, para después pasar a las más oscuras. Hacerlo de esta forma te permitirá cuidar mejor de tu ropa interior, aun cuando sea de la más alta calidad como la que vende Hunkemoller.

Poner la ropa en remojo

Aunque es un método antiguo, no deja de ser efectivo para dejar la ropa interior muy limpia. Solo se necesita de dejar la lencería en agua y jabón por unos 15 minutos. Además de eliminar las impurezas y bacterias que pudieran tener, la ropa quedará más limpia en su aspecto (por ejemplo, la lencería blanca quedará reluciente).

Otro método utilizado con frecuencia es echarle un poco de vinagre al agua. Sin embargo, luego tendrás que lavarla bien con suficiente detergente para eliminar el olor propio de este ingrediente.

Lavar a mano la ropa delicada

Lo cierto es que lo mejor es lavar a mano toda la ropa interior. La lavadora ejerce fuerza cien veces más que tus manos, por eso se dañan muy rápido. No obstante, si vas a recurrir a este método tendrás que pensar bien cuál lencería echarás a la máquina.

Entonces, lo mejor es que utilices tus manos para lavar toda la ropa interior. Evita en lo posible utilizar cepillo para restregar la lencería. Al poner en remojo las prendas, es probable que no necesites recurrir a este artefacto que puede dañar tu ropa.

Uso de un detergente

Este tipo de productos es ideal para que tu ropa quede mucho más blanca. Sin embargo, hay que considerar bien la marca y los efectos que puedan tener estos en la ropa. Debes tener en cuenta que hacer mucho uso de un detergente puede generar humedad y en consecuencia bacterias perjudiciales para tu zona íntima.

Lavar con blanqueador

Lo mismo pasa en este caso. No hay que abusar mucho de estos productos porque en vez de lavar, lo que terminarás es dañándola. Los productos que mejor blanquean la ropa son el cloro y el vinagre. Pero ten cuidado que estos pueden tener un efecto perjudicial si el fabricante así lo menciona en la etiqueta.