Internacional

Italia va a regularizar a 200.000 migrantes para que trabajen en el campo

Italia va a regularizar a 200.000 migrantes para que trabajen en el campo

Publicado: 20 de abril de 2020 11:09 (GTM+2)

La pandemia ha cerrado las fronteras a los trabajadores extranjeros que realizaban la cosecha

La agricultura en Italia está sufriendo la falta de mano de obra para poder recoger las frutas y verduras. De hecho, están importando gran parte de estos alimentos de España, Grecia y países este de Europa.

Con la pandemia, se han cerrado las fronteras para los miles de rumanos, búlgaros, polacos y ucranianos que llegaban cada año a trabajar en el campo del país transalpino.

“Las fresas se están pudriendo en los invernaderos, porque no había nadie para cosecharlas y si no llega pronto un ejército de emergencia los espárragos, cerezas y las frutas y verduras de la temporada de verano no podrán ser cuidadas ni recolectadas cuando estén maduras. Deberán ser regularizados, se quiera o no”, ha declarado Tito Boeri, expresidente de la Seguridad Social italiana.

Ante esta situación, la ministra de Agricultura de Italia, Teresa Bellanova, está preparando un ley compartida por todo el Gobierno, para regular por un año prorrogable a 200.000 migrantes para que puedan trabajar en el campo.

Esta cifra sería casi la tercera parte de los 610.000 inmigrantes clandestinos que, se calcula tiene Italia.

La asociación nacional de trabajadores por cuenta propia, con más de un millón y medio de socios, Coldretti, informa que han recibido 3.500 solicitudes de licenciados, ingenieros, electricistas así como personas de otras categorías profesionales, para poder trabjar en el campo.

Gran parte de los inmigrantes clandestinos en Italia están agrupados en ciudades de chabolas, sobre todo en el sur del país.

“Si ya no eres invisible o un fantasma, sabré quién eres y dónde estás, por lo que podré garantizarte una asistencia sanitaria” comunican desde el ministerio de Agricultura.

“Es inútil que se creen “’zonas rojas’ si luego existen asentamientos, potenciales focos de contagios”, razonan los analistas.