Internacional

Así se comportó la covid-19 en una mujer joven y sin patologías previas

Así se comportó la covid-19 en una mujer joven y sin patologías previas

Publicado: 29 de abril de 2020 11:28 (GTM+2)

"Su sistema inmunitario estaba atacando al virus y, al hacerlo, dañó el corazón, que luego básicamente estalló", revela la autopsia

Estados Unidos es el país con más casos de covid-19

Estados Unidos es el país con más casos de covid-19

Mientras que en España apenas se están haciendo autopsias a las víctimas de la covid-19 ante el miedo de las autoridades de que esto suponga un riesgo severo de nuevos contagios, en otros países como Italia y en el caso que nos ocupa Estados Unidos, sí se están realizando, algo que muchos expertos considera importante para poder entender mejor cómo se comporta la enfermedad.

Así, los datos aportados por la autopsia de quien se cree que fue la primera víctima de la covid-19 en  la nación norteamericana ha revelado que la paciente sufrió una ruptura del corazón debido a su infección por el nuevo coronavirus. El informe ha sido publicado este domingo por San Francisco Chronicle, y confirma lo que muchos médicos ya sospechaban: que el virus puede provocar en pacientes jóvenes y sanos una "tormenta de citoquinas", algo que consiste en que tu propio sistema inmunitario actúa con tanta severidad para combatir el virus que acaba matándote.

"Su sistema inmunitario estaba atacando al virus y, al hacerlo, dañó el corazón, que luego básicamente estalló", explicó a medios locales la doctora Judy Melinek, analizando el documento publicado de su autopsia. La experta agregó que ese hecho sucedió porque el nuevo coronavirus infectó ese órgano, algo que hasta ahora no se consideraba, ya que supuestamente la covid-19 es supuestamente una enfermedad centrada en el sistema respiratorio.

Por otra parte, la médica forense a cargo de la autopsia, Susan Parson, explicó en su informe que la mujer había presentado síntomas parecidos a los de una gripe en los días previos a su deceso. La paciente, de 57 años, murió repentinamente en su casa el 6 de febrero pasado, y ahora se confirma que su fallecimiento se debió al nuevo coronavirus, lo que sitúa los primeros casos de esta enfermedad en Estados Unidos mucho antes de lo que en un principio se pensaba.