Opinión

Sobre Antonio Maestre

Sobre Antonio Maestre

Publicado: 12 de mayo de 2020 12:00 (GTM+2)

La versión cutre y de izquierdas de Eduardo Inda resulta intocable en una sociedad partida en dos bloques que no admiten autocrítica

Antonio Maestre y su versión de derechas, Eduardo Inda

Antonio Maestre y su versión de derechas, Eduardo Inda

Opinar de todo sin tener ni puta idea de nada, este es el nuevo periodismo al que nos abocan personajes de todo el espectro políticos y que podemos, o no, criticar dependiendo del medio para el que escribamos. Si el medio es de izquierdas, como claramente es nuestro caso, podemos criticar a Eduardo Inda, Alfonso Rojo, Javier Negre... poniendo sobre la mesa las barbaridades que sueltan por defender a los suyos.

Sin embargo, no es menos cierto que dentro de la izquierda mediática también tenemos a nuestros propios Eduardo Inda, solo que una versión cutre, ya que al menos el director de Ok Diario destapó los papeles de Bárcenas, los SMS de Rajoy a su extesorero y el escándalo de Ignacio González y su ático de Estepona.

"Es más probable morir atropellado porque la mascarilla para protegerte del coronavirus se mueva y te tape los ojos que por el propio virus", este tuit era publicado por Antonio Maestre el 25 de febrero de 2020, cuando las noticias que nos llegaban desde Italia ya apuntaban a que el virus no era una simple gripe localizada en China.

Por supuesto, Antonio Maestre no fue el único que no vio venir esta crisis, incluso nosotros publicamos artículos recogiendo las reacciones de las redes sociales en las que se quitaba peso a la inminente crisis sanitaria, social y económica. Todos cometemos errores, y este artículo no trata de hacerle un "Capitán Aposteriori" a nadie.

El problema de los errores es que pueden servir para dos cosas en función de cómo los afrontes. Puedes aprender de ellos, con humildad, y utilizarlos para desarrollarte y crecer tanto en el ámbito personal como profesional, o puedes hacer como Antonio Maestre: una huída hacia adelante.

Mientras Antonio Maestre se reía del coronavirus, Iker Jiménez, a quien sigo desde su etapa en la Cadena SER, de la que se fue por citar en Milenio 3 a expertos que criticaron al gobierno de Rajoy por su gestión de la crisis del Ébola, hablaba con expertos epidemiólogos de primer nivel que alertaban de los problemas a los que podríamos enfrentarnos.

En el programa Milenio Live, una nueva versión del mítico programa de la SER que Iker Jiménez emite a través de Youtube, se dieron cita expertos como el Doctor Cesar Carballo, médico adjunto del Servicio de Urgencias del Hospital Ramón y Cajal, y que contó de primera mano a la audiencia cómo se está afrontando la pandemia en Madrid.

En el programa se han dado cita diferentes expertos con opiniones contrapuestas, algunos muy críticos con la gestión del Gobierno, y otros que han defendido algunas de las medidas que se han tomado. Cualquiera que haya visto alguno de estos programas entiende perfectamente que no se trata de nada parecido a lo que hacen otros espacios que se han hecho muy populares en Youtube durante la cuarentena como por ejemplo Estado de Alarma, encabezado por Javier Negre.

Sin embargo, Antonio Maestre y su huída hacia adelante decidió centrase en analizar, a su manera, el papel jugado por Jiménez y sus expertos invitados en esta crisis, asegurando que gracias a programas como Milenio Live se han alentado discursos de extrema derecha.

En concreto, ponían como ejemplo uno de los programas en los que se analiza una de las teorías entorno al origen del virus, la de que pudo escaparse de un laboratorio de Wuhan. Si ves el programa, te encuentras con un documento periodístico impecable, sin opinión, en el que se muestran datos contrastados como que existe un laboratorio de nivel 3 que investigaba con murciélagos de herradura, la variedad que se cree dio origen al nuevo coronavirus que causa la enfermedad de la covid-19.

En ningún momento se da por hecho nada y el propio Iker insiste en que el está convencido "al 90%" en que el origen del virus ha sido por una zoonosis natural, pero descartar cualquier otra posibilidad sería hacer un ejercicio de arrogancia absurdo.

Y para eso estaba aquí Antonio Maestre y su artículo en eldiario.es, en el que no solo acusa al periodista de alentar los discursos de Donald Trump y la extrema derecha, sino que también tergiversa la información afirmando que Iker Jiménez sostiene que el virus es "sintético" y fue "creado por los chinos en su laboratorio de Wuhan", algo que está muy lejos de la realidad.

Tras este artículo, Iker Jiménez ha seguido aumentando su audiencia y Antonio Maestre, que sepamos, no ha vuelto a aparecer en el programa La Sexta Noche, al que acudía con regularidad como tertuliano a decir que el coronavirus era una gripe.

Ahora, en cambio, a quien invitan a este programa de prime time en una de las cadenas de televisión más vistas de nuestro país es al doctor Cesar Carballo, el mismo que acude cada viernes al programa Milenio Live a informar sobre el coronavirus.

Por tanto, si los programas de Iker Jiménez alientan los discursos de la extrema derecha, y ahora uno de los programas para el que trabaja o trabajaba Antonio Maestre invita a los expertos que acudían a Milenio Live a hablar sobre el coronavirus, ¿significa esto que ahora La Sexta también está promoviendo el discurso de la extrema derecha?

Hoy Antonio Maestre es noticia porque la dirección del programa de Ana Rosa, de Telecinco (que pertenece al mismo grupo para el que trabaja desde hace años Iker Jiménez), no volverá a contar con sus servicios como tertuliano.

Rápidamente, en las redes sociales todos han achacado esta decisión a las críticas de Antonio Maestre a Díaz Ayuso y a otros políticos y tertulianos de derechas.

Maestre, al tratar de explicar su versión de lo sucedido, suelta la siguiente frase en su Twitter: "Siempre he sabido que era una apariencia de pluralidad. Para salvar la cuota. Ningún drama.", es decir, que él sabía que acudía a un programa que defiende editorialmente a la derecha pero acudía, cobraba y hacía el juego a la misma dirección del programa a la que ahora critica por no querer contar más con sus servicios.

Por todas estas razones, y sin entrar en otros temas como la espinosa polémica del tal Miguel Lacambra, he llegado a la conclusión de que Antonio Maestre es más un mercenario que un periodista, y el mismo lo reconoce. Por tanto defenderlo con una venda en los ojos estaría haciendo un flaco favor a la izquierda de este país. Cuidado, no vayamos a tener al enemigo en casa.