Internacional

Escocia prohíbe que empresas con sede en paraísos fiscales sean rescatadas por el coronavirus

Escocia prohíbe que empresas con sede en paraísos fiscales sean rescatadas por el coronavirus

Publicado: 22 de mayo de 2020 10:27 (GTM+2)

Se une en esta medida a países como Francia, Argentina, Bélgica, Dinamarca, Polonia o Gales

Boris Johnson, primer ministro británico y Nicola Sturgeon, ministra principal de Escocia.

Boris Johnson, primer ministro británico y Nicola Sturgeon, ministra principal de Escocia.

Escocia ha decidido prohibir a las empresas con sedes en paraísos fiscales a recibir fondos de rescate por la crisis económica causada por el coronavirus.

De esta forma se une a Francia, Argentina, Bélgica, Dinamarca, Polonia o Gales este tipo de limitaciones y mete presión al Ejecutivo de Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido, para que tome una decisión similar.

Cabe recordar que los británicos poseen gran cantidad de paraísos fiscales o enclaves con fiscalidad muy opaca repartidos por todo el planeta y son unos de los grandes valedores de este injusto sistema fiscal que beneficia, entre otros, a narcotraficantes, contrabandistas de armas, terroristas y evasores fiscales. Curiosamente, cuando la Unión Europea se ha puesto más seria con el tema fiscal, ha surgido el Brexit que ha sido impulsado de forma clara con la victoria de Boris Johnson.

Las nuevas normas fueron aprobadas el miércoles estableciendo que las compañías cuya sede está situada en un paraíso fiscal o que son filiales de una empresa ‘offshore’ no podrán recibir subvenciones del gobierno escocés.

El movimiento por la justicia fiscal lleva mucho tiempo pidiendo que la presentación de informes se realice país por país para permitir el escrutinio público de los beneficios corporativos que se deslizan a través de paraísos fiscales.

La medida aprobada por el Parlamento de Escocia ha sido acogida de forma favorable por los activistas pero advirtieron que a pesar del cambio normativo no se podrá evitar que las grandes empresas accedan a los fondos de rescate.

Escocia, al igual que otros países europeos que han introducido cláusulas relativas a los paraísos fiscales, confía en la lista negra de paraísos fiscales de la UE que siguen sin incluir lugares importantes donde se evaden impuestos como Jersey y las Islas Vírgenes Británicas, pertenecientes al Reino Unido así como Suiza o los Países Bajos.

Por su parte, Alex Cobham, diector ejecutivo de la Red por la Justicia Fiscal (Tax Justice Network en inglés) ha declarado que esto dejaría la puerta abierta a las corporaciones registradas en muchos de los paraísos fiscales más peligrosos del mundo.

Cobham afirmó: “La lista negra de paraísos fiscales de la UE, en la que Escocia y otros países europeos confían para evitar que los rescates de Covid-19 terminen en paraísos fiscales, se basa en una noción anticuada de paraísos fiscales como pequeñas islas con palmeras e ignora la realidad del paraíso fiscal moderno. (…) Muchos de los mayores paraísos fiscales corporativos tienen su sede aquí en Europa”.

Según la investigación realizada por el movimiento activista, Luxemburgo es responsable de 11 veces más riesgo de evasión de impuestos corporativos que las Seychelles, las cuales están incluidas en la lista negra de la UE.

Tax Justice Network estima que Luxemburgo hace perder a los países miembros de la Unión Europea cada año más de 12.000 millones de dólares de impuestos de sociedades.

“La pandemia de coronavirus ha expuesto los graves costos de un sistema tributario internacional programado para priorizar el interés de los gigantes corporativos sobre las necesidades de las personas. (…) Durante años, los paraísos fiscales corporativos como los Países Bajos y Luxemburgo han impulsado una carrera hacia el fondo, entregando riqueza y poder a las corporaciones más grandes y quitándola a las enfermeras y los trabajadores del servicio público que arriesgan sus vidas hoy para proteger la nuestra” dijo Cobham.

Las nuevas medidas en Escocia, apoyadas por el Partido Nacional de Escocia (SNP) y los conservadores, cubren un fondo de 120 millones de libras (134,1 millones de euros) que proporciona subvenciones para pequeñas y medianas empresas, y un fondo de rescate de 30 millones de libras (33,5 millones de euros) para empresas creativas, turísticas y hoteleras.

El codirector del Partido Verde de Escocia, Patrick Harvie, ha declarado al respecto:

“Cualquier empresa que evite su responsabilidad de contribuir a la sociedad no debería recibir ayudas cuando las cosas salen mal. Es por eso que muchas naciones europeas y Gales ya han hecho este compromiso. (…) Estoy encantado de que los ministros finalmente hayan tenido sentido en este tema básico de justicia. Este movimiento no es la última palabra, pero marca el comienzo de un nuevo enfoque para abordar las empresas que evitan descaradamente pagar impuestos, y continuaremos construyendo sobre lo que se ha logrado hoy ”.