Internacional

El ébola vuelve y mata a cinco personas, incluida una menor de 15 años

El ébola vuelve y mata a cinco personas, incluida una menor de 15 años

Publicado: 2 de junio de 2020 17:50 (GTM+2)

La OMS alerta de que hay un nuevo brote de esta peligrosa enfermedad en la República Democrática del Congo

Profesionales sanitarios trabajan contra el ébola

Profesionales sanitarios trabajan contra el ébola

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha informado del fallecimiento de 5 personas, por ébola en una provincia situada al noroeste de la República Democrática del Congo. Entre las víctimas mortales hay una menor de 15 años, según detalla el organismo internacional en un comunicado.

Previamente la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó de que ha surgido un nuevo brote de esta peligrosa enfermedad, después de que el anterior foco se diese por controlado a comienzos del mes de marzo. Su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo en Twitter que  "un nuevo brote de ébola ha sido detectado en el oeste de la República Democrática del Congo, cerca de Mbandaka, en la provincia de Équateur".

En total, la OMS identificó 6 casos de contagio de los cuales 4 dio por fallecidos, una cifra que se eleva a 5 según informó más tarde UNICEF. Desde hace casi dos años, las autoridades de la República Democrática del Congo trabajan con diferentes organismos internacionales para tratar de poner fin a los casos de ébola cerca de sus fronteras con Ruanda y Uganda.

Esta enfermedad ya se ha cobrado la vida de más de 2.200 personas en la zona. El surgimiento de nuevos afectados es un jarro de agua fría para el país, ya que se observaba con esperanza cómo se encadenó más de un mes sin detectar casos.

A diferencia del nuevo coronavirus que está causando problemas en todo el planeta, el ébola no se transmite por vía aérea entre humanos (lo hace por contacto con la sangre o los fluidos corporales de animales infectados), por lo que la posibilidad de que la enfermedad se extienda convirtiéndose en pandemia es mínima.

Sin embargo, entre el 50% y el 90% de los que contraen la enfermedad acaban falleciendo, lo que convierte a esta enfermedad en una de las más peligrosas del mundo y en todo un reto para las autoridades de países poco desarrollados.