Comunicados

Golosinas, el mejor placer psicológico en forma de comida

Golosinas, el mejor placer psicológico en forma de comida

Publicado: 2 de junio de 2020 11:19 (GTM+2)

Puede que parezca toda una sorpresa, pero uno de los servicios que más ha crecido durante el confinamiento ha sido el de las chuches a domicilio. Estos pequeños bocados dulces, disponibles de tantas formas, con tantas propuestas y con tantos sabores diferentes, se han adentrado en más hogares que nunca durante los duros días de aislamiento causados por esa pandemia que todos conocemos.

No es algo que se haya hecho por capricho. Las golosinas y las chucherías tienen algo que ayuda a nuestra mente a relajarse, otorgan un pequeño placer psicológico que puede ayudarnos incluso en los momentos más complicados y difíciles. Todos hemos visto alguna vez la típica figura de la ruptura amorosa y las toneladas de helado, pero también hemos visto cómo las chuches pueden levantar el ánimo a cualquiera.

Chucherías y psicología, dos mundos muy conectados

Por supuesto, hay que partir de la idea de un consumo moderado. Las golosinas tienen un alto contenido en azúcar que puede hacer que un consumo en exceso sea bastante negativo para la salud. No en vano, suelen tomarse como una pequeña recompensa o como algo ocasional, sobre todo entre los sectores más jóvenes de la población. Son algo que debe aparecer en la alimentación de vez en cuando, no como un hábito del día a día.

Ya no solo por su composición, sino también por lo que supone comer una. Huelga decir que tienen diferentes sabores pensados para encajar con los gustos de cualquier persona, pero lo que les da forma, lo que contienen y lo que significa poder tomárselas, algo siempre vinculado a buenas sensaciones, hace que sean especialmente interesantes para hacernos sentir mejor.

Cuerpo y mente más activos

El componente más presente en cualquier chuchería es el azúcar. Gracias a eso, podemos hablar de cualquiera de ellas incluso como un estimulante que aporte una buena dosis de energía a corto plazo necesaria frente a sesiones intensas de ejercicio o cuando el cuerpo necesite recargar pilas. Muchas personas que trabajan y que no ingieren alimentos desde la mañana, suelen tomar alguna que otra chuchería por la tarde para tener una buena ración de azúcar en el organismo y matener su nivel de actividad.

Es un buen estimulante tanto físico como psicológico, ya que es capaz de activar cuerpo y mente al mismo momento gracias a esa composición tan especial que tiene. De hecho, hay quienes incluso las recomiendan ocasionalmente para poder llevar adelante el día a día, incluso con actividades intensas, sin notar una fatiga en exceso. Ahora bien, abusar de ellas con este cometido es tanto o más pernicioso que no hacerlo y dejar que el cansancio se acumule hasta pasar una grave factura.

También se puede recomendar a media mañana o media tarde, en esos momentos en los que el hambre empieza a hacerse notar y el cuerpo pide algo más de energía. La glucosa que inyecta en nuestro cuerpo es lo que hace tan especial a este alimento, como también lo que nos obliga a insistir en algo: no se debe abusar de su consumo, debe ser algo puntual y no un pilar central de una dieta, mucho menos si se quiere seguir una saludable.

Ideal para momentos complicados

El mal humor o las complicaciones sentimentales son algo que nos afecta a todos. Puede sonar extraño, pero es en estos momentos cuando es mejor tomar alguna chuchería o golosina. El motivo de esto es que, sea por su sabor, por sus divertidas formas o incluso por sus niveles de azúcar, las golosinas son capaces de hacer que el ánimo se mejore, aunque sea de forma temporal. Realizan un pequeño efecto placebo que ayuda a enfocar los problemas desde otra perspectiva e incluso a mejorar el humor.

El sabor de estos pequeños bocados puede llevar a una pequeña felicidad momentánea, puede sorprender incluso hasta qué punto influyen, pero la realidad es que lo consiguen, y pueden hacer que un día absolutamente pésimo se convierta en toda una alegría por esas pequeñas inyecciones de felicidad que dan con cada bocado que se da.

Pedirlas por internet para recibirlas en casa se está convirtiendo en algo más que una moda. Las tiendas online cada vez ofrecen más y más variedad de productos, incluso dentro de la alimentación, y eso les permite acercarse también a más hogares para seguir repartiendo, como en este caso, pequeño bocados de felicidad a domicilio. Lo tenemos más fácil que nunca para tomar golosinas o chucherías de cualquier tipo sin tener que movernos de la comodidad del hogar.

Buenas para tener un pequeño impulso de energía y para iluminar los días más grises. Si quieres golosinas y chucherías, ya no tienes que acudir a ninguna parte. Aunque debes recordar que lo poco agrada y lo mucho enfada. Consume con responsabilidad para disfrutar de este placer.