Opinión

Aunque no salgan en los medios 'mainstream', a ellos debe también proteger el lema Black Lives Matter

Aunque no salgan en los medios 'mainstream', a ellos debe también proteger el lema Black Lives Matter

Publicado: 7 de junio de 2020 09:15 (GTM+2)

Esos periodistas del "más trilerismo" son expertos en apuntarse un tanto mientras ocultan el genocidio ultraliberal de sus amos

Niños.

Niños.

El lema ‘Black Lives Matter’ que está sonando por las calles de Estados Unidos y de otras ciudades del mundo nace como un grito contra el racismo imperante en parte de la sociedad estadounidense.

La muerte a manos de un policía blanco de George Floyd, un ciudadano negro de Minneapolis, ha desatado las mayores protestas en el país desde hacía décadas, desde el asesinato de Martin Luther King en 1968.

El racismo en EEUU existe incluso mucho antes de su fundación como país, y comienza desde el mismo día en llegaron los primeros colonos a esas tierras, hace más de cuatro siglos. El genocidio ordenado por los gobiernos de Gran Bretaña y Estados Unidos de los indios nativos así como las atrocidad de la esclavitud de la raza negra, dejaron una profunda huella racista que se mantiene hasta nuestros días contra negros, hispanos, orientales, árabes o judíos.

Ciertos medios que se suponen de izquierdas pero que están controlados por el Gran Capital, aquellos del llamado “más trilerismo”, se han unido a la denuncia de la comunidad afroamericana. Esta misma prensa, con famosos periodistas al frente, como buenos trileros, llevan años centrando la actualidad en determinados temas que crean crispación y división, silenciando otros de mucha mayor gravedad y envergadura. 

Lo hacen en los temas nacionales o locales pero, sobre todo, en el ámbito internacional ocultando guerras, hambrunas, explotación laboral infantil a manos de multinacionales, golpes de estado, genocidios y esclavitud encubierta.

No se meten en esos temas porque afectan a los poderosos, a aquellos que controlan los grandes medios en todo el mundo. Por eso cabe preguntarse si la lucha de ‘Black Lives Matter’ se extenderá a África, donde se dan cifras de catástrofe humanitaria desde hace décadas y que son silenciadas de forma sistemática por estos mercenarios de la información.

Según denuncia UNICEF, mueren 5,6 millones de niños CADA AÑO por hambre o falta de agua potable, son víctimas del trabajo infantil 150 millones de menores en el mundo, muchas veces trabajando en minas en condiciones inhumanas para las grandes multinacionales; de hecho han demandado a Microsoft, Tesla, Apple y Alphabet por la muerte de niños que extraen cobalto en minas de África.

Y el racismo blanco encubierto, el que controlan los medios mercenarios, tapando noticias que afectan de manera brutal al resto de razas en todos los continentes. No hay tertulias políticas durante horas sobre estos temas, no hay especiales que hablen de los niños soldados en África que luchan en guerras civiles fomentadas desde potencias extranjeras para poder explotar los recursos naturales del país.

De eso no se habla, o de que las mujeres y niñas en la India cobran 11 céntimos a la hora por coser las prendas de las multinacionales occidentales de la moda. Eso no toca… porque afecta a quien afecta, al poder que da mucho dinero a sus voceros mediáticos para que no traten determinados tabús.

Ni siquiera, cuando estos medios dicen que apoyan el feminismo, hablan de esa explotación que sufren las mujeres y las niñas en la India  o en Etiopía, donde cobran 26 dólares al mes, trabajando para los mismos de siempre. Ocurre en muchos lugares del mundo, a manos de las grandes empresas, pero ese hueso no lo van a tocar por los catedráticos del periodismo mainstream.

Hoy hay guerras como la de Siria o Libia que han sido totalmente silenciadas por estos “periodistas” simplemente porque están organizadas por los de arriba para saquear el petróleo o controlar rutas comerciales. O los golpes de estado en Iberoamérica que se siguen haciendo para seguir saqueando los recursos y no permitir que se desarrollen esas sociedades.

Esas vidas no importan para los medios que se dicen de izquierdas pero que tienen dueños ultraliberales, la extrema derecha que ha existido siempre. Esos negros, árabes, orientales o hispanos no importan, no salen en la tele, porque de hecho ya no tienen fuerzas ni ánimo para manifestarse.

El lema ‘Black Lives Matter tiene que seguir sonando con fuerza en todo el mundo, y no solo contra el racismo en las sociedades, sino que debe poner al descubierto un sistema genocida de explotación del Tercer Mundo que se intenta ocultar desde el ‘más trilerismo’.

Debe ser un movimiento imparable que destape a los fariseos mediáticos que montan circos para sus dueños, la élite financiera del mundo. Entonces, cuando se vean obligados a confesar que han tapado crímenes porque no les interesaba a sus amos, quizás, en ese momento, nos creamos su apoyo al 'Black Lives Matter', mientras no.