Internacional

Un policía evita que un hombre se suicide disparándole en el corazón

Un policía evita que un hombre se suicide disparándole en el corazón

Publicado: 17 de julio de 2020 21:01 (GTM+2)

La mujer del asesinado ha denunciado al agente por violación de derechos civiles y uso de fuerza excesiva

Policía de Collierville (Archivo)

Policía de Collierville (Archivo)

Un nuevo caso de brutalidad policial está siendo muy polémico en Estados Unidos, tras semanas de protestas por el asesinato de George Floyd a manos de un agente de policía. En esta ocasión lo que ocurrió fue que una mujer llamó a los servicios de emergencia alertando de que su marido amenazaba con suicidarse y estos, mandaron a un equipo de asalto (SWAT) que armados con fusiles acabaron evitando el suicidio, pero también acabaron con la vida de su marido de un disparo en el corazón.

Así lo detallan medios locales de la ciudad de Collierville, en el estado de Tennessee. Todo ocurrió el pasado 3 de junio pero ha salido ahora a la luz después de que la mujer del asesinado, Alice Hoal, haya decidido interponer una denuncia contra la ciudad en la que ambos residían y contra el agente de policía que efectuó el disparo.

El abogado de la esposa de la víctima, Jeffrey Rosenblum, explica que la mujer llamó a la Policía porque su marido David (que padecía problemas de salud mental y no tomó sus medicamentos) estaba armado y decía "que quería acabar con su vida". El letrado recuerda que su cliente "no mencionó que temiera por su propia vida".

Sin embargo, a la llamada no acudió un equipo de especialistas en situaciones de crisis, sino los agentes de la unidad especial de la Policía (SWAT), armados con fusiles de asalto AR-15. Cuando el agente Austin Waguespack le ordenó que tirara el arma al suelo, no tardó ni 5 segundos en efectuarle un disparo en el corazón.

Según la demanda, lo hizo a pesar de que el hombre "nunca levantó su arma o emprendió cualquier acción agresiva". Rosenblum opinó que en el caso se puede observar "la militarización de nuestra Policía".

Sin embargo, Edward McKenney, abogado del acusado asegura que la víctima era una amenaza para todas las personas presentes, entre ellas su esposa: tenía un arma, estaba enfadado porque la mujer llamó a la Policía y se estaba dirigiendo hacia ella cuando le dispararon. "Sentía que no tenía otra opción, dadas las circunstancias. Queremos proteger a nuestros residentes y esto es lo que hice aquel día", indicó.