Tecnología

¿Por qué necesitan las PYMEs y los autónomos disponer de una web optimizada?

¿Por qué necesitan las PYMEs y los autónomos disponer de una web optimizada?

Publicado: 19 de agosto de 2020 15:06 (GTM+2)

Enumeramos algunos de los motivos que nos llevan a pensar que el hecho de tener una web optimizada supone una oportunidad para que los autónomos y las PYMEs vean crecer sus negocios y aumentar su facturación. Sigue leyendo y descúbrelos.

Una web es el mejor escaparate para nuestros negocios

En un mundo en el que internet forma una parte cada vez mayor de nuestras vidas, que nuestras empresas dispongan de páginas web económicas es sinónimo de que existen y de que nuestros productos y/o servicios pueden llegar fácilmente a su público objetivo, dado que una de las primeras acciones que todos solemos hacer a la hora de adquirir un producto y/o contratar un servicio es realizar una búsqueda en Google y comparar las distintas opciones que se nos ofrecen para dar con la más indicada a la hora de satisfacer nuestras necesidades.

Es decir, que tenemos que considerar nuestra web como una auténtica inversión para dar conocer nuestro negocio y, por este motivo, lo más procedente es tratar de que tenga la mayor calidad posible, de forma que ofrezca a nuestros clientes potenciales la mejor imagen y nos sea posible aumentar significativamente el nivel de facturación.

Las webs optimizadas pueden llegar a más gente

En este sentido, es de tener en cuenta que tener nuestra página optimizada permite que podamos llevar a cabo unas acciones de posicionamiento Web que la ubiquen entre los primeros resultados de búsqueda que aparecen cuando un internauta escriba ciertas palabras clave en Google, lo que a su vez implica maximizar nuestra visibilidad y aumentar todavía más la posibilidad de que realice alguna compra o contrate alguno de nuestros servicios.

A este respecto, es procedente pensar que está más que demostrado que la mayoría de usuarios de internet suele limitarse a consultar las primeras páginas que aparecen en los resultados de sus búsquedas, por lo que conseguir que nuestra web ocupe una de las primeras posiciones en Google significa generar más tráfico y, por ende, ver maximizadas nuestras posibilidades de venta.

Así pues, conviene insistir en la idea de que invertir en nuestras webs es hacerlo en nuestro negocio y, por supuesto, conseguir darle una visibilidad que sería imposible si nos limitásemos a utilizar las vías tradicionales de publicidad (como la contratación de anuncios en medios de comunicación o la impresión de carteles y folletos).

Sirven para ahorrar dinero

Por otra parte, cabe considerar que disponer de una web es mucho más barato que contratar anuncios con cierta frecuencia en periódicos y radios, que emitir y distribuir folletos y, obviamente, que utilizar esa cartelería de gran formato que solemos ver en las calles de las ciudades.

Por este motivo, cada vez son más las empresas que invierten en páginas optimizadas y, además de lograr que sus productos y servicios lleguen a más gente, consiguen ahorrar unas sumas sustanciales de dinero al tiempo que consiguen unos niveles de feedback enormemente considerables, dado que sus clientes pueden recomendarlas mucho más fácilmente a sus personas allegadas (tanto, que basta con copiar nuestra URL y pegarla en un servicio de mensajería instantánea o en sus redes sociales).

Son la mejor forma de prestar atención al cliente las 24 horas

Además, el hecho de disponer de una página web implica establecer vías de comunicación directa con nuestros clientes y darles todas las facilidades para que puedan expresarnos sus sugerencias, consultarnos sus dudas o incluso dejar constancia de las opiniones que nuestros productos y/o servicios les han causado, lo que a su vez da una imagen de transparencia de nuestra empresa que no conseguiríamos sin estar presentes en la red de redes.

Además se trata de algo que pueden hacer sin ningún tipo de limitación, dado que todo ello pueden hacerlo desde sus propias casas y sin tener que ceñirse a un horario en concreto, motivo por el que no hay absolutamente ninguna excusa para que nuestros negocios no tengan una web.