Comunicados

Recomendaciones para tener la piscina limpia en verano

Recomendaciones para tener la piscina limpia en verano

Publicado: 20 de agosto de 2020 12:52 (GTM+2)

Tener una piscina propia es todo un lujo, una manera de refrescarnos y pasarlo en grande cuando empiezan a subir las temperaturas.

Pero requiere de un buen mantenimiento para que el agua dure lo máximo posible. Teniendo en cuenta el coste asociado a llenar la piscina, no querrás hacerlo más de una vez en el mismo verano.

Por ejemplo, habrá que buscar un sistema para eliminar los restos de hojas y otros elementos extraños que se concentren en el interior de la piscina. Tendrás que elegir un limpiafondos u otro según el tipo de piscina.

En las siguientes líneas vamos a estudiar algunas de las recomendaciones que te permitirán tener la piscina en las mejores condiciones.

Consejos para mantener la piscina limpia

¿Qué limpiafondos elegir?

Podemos encontrar 3 grandes tipos:

  • Manuales: se caracterizan por ser una opción económica, pero requieren de un mayor esfuerzo para usarlo. Además, no son muy prácticos para atrapar las partículas más pequeñas que pueden moverse por una piscina.
  • Batería/hidráulicos: su principal ventaja es que se pueden mover por su cuenta en la piscina, sin nuestra ayuda. El problema que tienen es que no se recomiendan para vasos con una pendiente elevada. Están más bien pensados para fondos planos, sin mucha inclinación.
  • Eléctricos: son los que más cuestan, pero los más recomendados. Su ventaja principal es que se adaptan a cualquier tipo de superficie y hasta se pueden desplazar por las paredes de la piscina. Son programables y no hacen mucho ruido.

Cloro

Saber cuánto cloro necesita la piscina es otra de las dudas que tendrás que resolver para que el agua se mantenga en buen estado. El cloro es un elemento desinfectante que se emplea para que el líquido esté limpio, libre de agentes infecciosos.

Calcula que el nivel de cloro óptimo debería estar situado entre 0.6 y 1.5 m/l. Se debe regular junto con el pH, que debería oscilar entre 7.2 y 7.8.

En el caso de que acabes de llenar la piscina, o veas que el calor del pH no se mantenga, iremos añadiendo una proporción de 20 gramos de cloro por cada m3 de agua y agregar el producto adecuado para cuadrar el pH.

Algunos problemas y posibles soluciones

  • Si el agua irrita los ojos y la piel es señal de que el pH no está entre los valores anteriores, o que el cloro es demasiado alto.
  • Si el agua es de color verde nos está alertando de la presencia de algas. Habrá que hacer un ajuste del pH, usar un tratamiento de choque y producto alguicida.
  • Si hay manchas en las paredes de la piscina nos indica la presencia de iones metálicos que la están corroyendo. La solución es limpiar las manchas con un producto desinfectante y ajustar el pH.
  • Si las paredes o el suelo resbalan mucho, nos indica que se han formado algas. Ajustaremos el pH, aplicaremos tratamiento de choque y agregaremos el doble de cantidad alguicida.

Con estas recomendaciones podrás tener la piscina limpia de cara al verano.