Andalucía

Jesús Candel, Spiriman, padece un "cáncer muy agresivo"

Jesús Candel, Spiriman, padece un "cáncer muy agresivo"

Publicado: 25 de agosto de 2020 12:41 (GTM+2)

El médico granadino ha anunciado que la enfermedad está extendida por su cuerpo y ha mandado un mensaje de agradecimiento

Jesús Candel, el médico granadino conocido como Spiriman.

Jesús Candel, el médico granadino conocido como Spiriman.

Spiriman, el médico Jesús Candel, ha anunciado que padece un cáncer “muy agresivo” extendido por “distintas partes” de su cuerpo.

En una carta abierta publicada este martes, el médico granadino ha aclarado lo que le ocurría tras las especulaciones sobre su estado de salud.

Candel lideró las mareas blancas en Andalucía por la sanidad, manifestaciones que reunió a decenas de miles de ciudadanos en distintas fechas y lugares de la comunidad, para protestar por la gestión de la salud que hacía el Gobierno de Susana Díaz. De hecho, con la todavía jefa de la organización PSOE-A, ha llegado a tener un juicio del que salió condenado por sus calificativos hacia ella en uno de sus vídeos publicados en su canal de Youtube.

A mediados de julio publicó su último mensaje en el que anunciaba que estaría alejado por un tiempo de la vida pública.

Hoy martes Candel cumple 44 años y ha querido aclarar su estado de salud y agradecer las muestras de apoyo.

Este es el mensaje publicado por Spiriman en su perfil de Facebook:

“Yo ya soy un enfermo de riesgo y paciente oncológico, así que tendré que vacunarme del Covid-19 cuando esté disponible la vacuna y espero que los que también tengáis que hacerlo lo hagáis», ha señalado Spiriman en su carta.

Mientras, Spiriman indica que él sigue «luchando por mi vida y pensando mucho en todos aquellos, que como yo, sufren esta terrible enfermedad. Una oportunidad para demostrarnos a nosotros mismos que los milagros existen, porque los milagros se hacen realidad cuando se pelea y se cree en ellos. Y aunque no todo depende de nosotros, lo importante y por lo que merece la pena vivir sí».

Desde el refugio de mi hogar y rodeado del calor de mi familia os escribo estas palabras de agradecimiento a tantísimos que os habéis preocupado por mi estado de salud en estos últimos dias.

El pasado 4 de agosto decidí, por caprichos del destino, luchar contra el cáncer. Uno además muy agresivo y extendido por distintas partes de mi cuerpo. ¿Cómo me iba a poner el destino un reto fácil?

Hoy es 25 de agosto y cumplo 44 años. Mi mayor deseo no os lo cuento para que se cumpla. Muchos de vosotros estáis terminando las vacaciones y muchos otros estáis ya preparando la vuelta al cole tan atípica, por las circunstancias tan especiales que nos envuelven.

Desde mi posición actualmente quería daros mi opinión ante tanta incertidumbre que nos invade en estos momentos.

Uno de cada dos de todos nosotros padeceremos cáncer en nuestras vidas. Una pasada, verdad? Pero en las manos de cada uno está evitarlo. El 70% de las muertes que se producen por esta enfermedad en el mundo se podrían evitar. ¿Cómo? Por la prevención. Se destinan miles y miles de millones de euros necesarios para la investigación de muchas enfermedades, pero se invierte muy poco en prevenirlas.

Un círculo vicioso en el que nos hemos metido y que nos lleva a abusar de lo que nos daña y una sociedad que nos ha llevado a delegar nuestra responsabilidad en auténticos mamarrachos irresponsables que sólo se preocupan por el cortoplacismo.

La culpa es nuestra al final de todo. De cada uno de nosotros. Cambiar la sociedad para que el beneficio sea el interés de todos es imposible. Cada colectivo, sea el que sea, en su conjunto, es cobarde cuando tiene que luchar por lo sensato y por lo justo. Ahora, dentro de cada colectivo existen personas excepcionales que se desviven en su trabajo con honestidad, transparencia y profesionalidad y luchan por esa sociedad más justa para todos y que siempre haya esperanza.

Hace unos meses, un gran grupo editorial de este país, me propuso escribir un libro, en particular, una especie de manifiesto donde propusiera mis ideas sobre qué medidas propondría para que este país cambiara de rumbo, algo que muchos deseamos. En Octubre estará disponible en las librerías. Creo que he sido claro y contundente en mi exposición y en cada uno de vosotros está cambiar vuestra vida y la sociedad en la que vivís.

Mi lucha ha cambiado de objetivo en estos difíciles momentos. El destino ha sido caprichoso conmigo, pero lo hemos decidido los dos. Todo lo que nos rodea influye para que enfermemos o no. Yo he tenido unos años en los que he jugado fuerte con mi cuerpo y mi mente, y lo ha notado.

Pero somos algo más que células sanas o enfermas. Hay algo que no podemos tocar pero si sentir y que es el mejor remedio que existe para contrarrestar los males y sufrimientos de este mundo, el amor.

Yo ya soy un enfermo de riesgo y paciente oncológico, así que tendré que vacunarme del Covid-19 cuando esté disponible la vacuna y espero que los que también tengáis que hacerlo lo hagáis. El mundo está bloqueado por este puñetero virus y como ya os he dicho muchas veces en mis videos en las redes sociales, la evidencia científica manda y salva muchas vidas.

La prevención y pensar en los demás nos hará salir de esta situación tan complicada. No queda otra que aceptar lo que nos ha tocado vivir y afrontarlo lo más unidos posibles. Es difícil en un mundo tan individualista y oportunista, pero es buen momento para demostrarnos que los buenos y los solidarios podemos con los malos y con los egoístas.

Sigo aquí, luchando ahora por mi vida y pensando mucho en todos aquellos, que como yo, sufren esta terrible enfermedad. Una oportunidad para demostrarnos a nosotros mismos que los milagros existen, porque los milagros se hacen realidad cuando se pelea y se cree en ellos. Y aunque no todo depende de nosotros, lo importante y por lo que merece la pena vivir sí.

Un abrazo enorme a todos y os agradezco de nuevo vuestro interés y apoyo. Ahora sólo necesito tiempo, descanso, desconexión y tranquilidad…... Os iré informando. Muchísimas gracias a todos.
Spiriman.
Yeah!!!!”.