Internacional

Suecia ha parado al coronavirus con una estrategia muy diferente

Suecia ha parado al coronavirus con una estrategia muy diferente

Publicado: 16 de septiembre de 2020 11:58 (GTM+2)

Tan solo pidió a las personas de riesgo que se aislaran y no ha impuesto la mascarilla en las calles

Suecia ha registrado 108 contagios por covid-19, la cifra más baja desde el inicio de la pandemia el 13 de marzo.

Tan solo el 1,2% de las 120.000 pruebas realizadas esta semana han dado positivo, una cifra muy lejana a la que vivimos en España.

Según el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, en los últimos 14 días el total acumulado de contagios en Suecia es de 22,2 por cada 100.000 habitantes, un número mucho menor que los 279 de España, los 148,5 de Francia o los 59 de Reino Unido con 59. Todos estos países incluso contaron con periodos de cuarentena en los pasados seis meses, en España una de las más duras.

Evidentemente los suecos tiene un país y una sociedad muy diferente a la nuestra, con enormes extensiones de su territorio casi desiertas y con una distribución de la población en las viviendas muy diferentes a nosotros.

El epidemiólogo jefe del país, Anders Tegnell, dijo en una entrevista a la cadena France-24: “No tenemos el resurgimiento de la enfermedad que tienen muchos países”.

Suecia tiene sólo 13 pacientes en las Unidades de Cuidados Intensivos y menos contagios que sus países vecinos, Noruega y Dinamarca, incluso con su estrategia de ‘no bloqueo’ de la sociedad sueca. Una estrategia que ha dado resultados satisfactorios ya que en desde hace 14 días, no se han registrado muertes por covid-19.

“Al final, veremos cuánta diferencia habrá en tener una estrategia que sea más sostenible, que se pueda mantener durante mucho tiempo, en lugar de la estrategia que significa que se bloquea, se abre y se bloquea una y otra vez”, detalla Tegnell, en referencia a los confinamientos que han aplicado otros países. Con un plan totalmente diferente, el país escandinavo cerró los colegios y universidades para los mayores de 16 años, sin embargo, los más pequeños siguieron yendo a clase de manera continua. De hecho, las aulas han vuelto a abrir sus puertas.

En cuanto a las prohibiciones, limitaron las reuniones de más de 50 personas, frente a las de 10 que estableció España al principio de la desescalada. El Gobierno sueco pidió a los mayores de 70 años y personas en grupos de riesgo que se autoaislaran para evitar una mayor exposición al SARS-CoV-2.

En cuanto al resto de la población, unas 10 millones de personas, se pidió que se respetara el distanciamiento social en lugares públicos y se teletrabajara en la medida de lo posible. Tiendas, bares, restaurantes o gimnasios permanecieron sin embargo abiertos todo momento y no se ha obligado al uso de mascarillas por las calles.

Aquí, la Comunidad autónoma andaluza fue de las primeras en imponer el uso obligatorio de las mascarillas en espacios públicos, algo que se extendió a todo el país.