Internacional

FinCEN Files: Cómo grandes bancos del mundo lavan dinero procedente del crimen

FinCEN Files: Cómo grandes bancos del mundo lavan dinero procedente del crimen

Publicado: 25 de septiembre de 2020 12:58 (GTM+2)

Una filtración de consecuencias imprevisibles afecta a entidades financieras como HSBC, JP Morgan o Deutsche Bank

HSBC, uno de los bancos afectados por los FinCEN Files.

HSBC, uno de los bancos afectados por los FinCEN Files.

Gran parte de los mayores bancos del planeta están afectados por los FinCEN Files, una enorme y escandalosa filtración relacionada con el crimen y su dinero. Los fondos procedentes del narcotráfico o la corrupción política han estado siendo trasladadas por grandes corporaciones financieras durante años.

Esta noticia se trata de un escándalo de enorme magnitud que podría afectar a bancos tan importantes como HSBC, JP Morgan o el Deutsche Bank.

Los documentos filtrados informan de transacciones que suman unos 2,1 billones de dólares realizadas por las entidades bancarias más grandes del planeta que han permitido que criminales de muy diversa índole muevan dinero sucio por todo el mundo. Esta millonada es tan solo una pequeña parte de los informes de actividades sospechosas que se han hallado durante el período investigado.

Según detalla BBC, los llamados FinCEN Files incluyen más de 2.100 “informes de actividades sospechosas” de bancos y otras instituciones financieras, y que fueron enviados a la Red de Control de Delitos Financieros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos (FinCEN, por sus siglas en inglés).

Esta enorme cantidad de archivos comprometedores y confidenciales llegaron a través de una fuente anónima al portal estadounidense BuzzFeed News que, debido a la magnitud del escándalo, compartió con el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), recientemente famosa por coordinar la investigación de los Panamá Papers.

Un total de 400 periodistas de 108 medios de comunicación de 88 países han estado 16 meses escudriñando los documentos y tirando de los hilos que hallaron en los FinCEN Files.

En la investigación periodística realizada se han analizado millones de transacciones bancarias, se han investigado registros judiciales y se ha entrevistado a investigadores, víctimas y presuntos implicados.

El resultado del trabajo realizado por el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación es “un verdadero tour mundial del crimen, la corrupción y la desigualdad, con papeles protagónicos para políticos, oligarcas y estafadores, y papeles clave de banqueros que les sirven a todos”, está empezando a ser publicado en diversos medios de todo el planeta miembros de dicha entidad.

La mayoría de los FinCEN Files son “informes de actividades sospechosas” (SARs, por sus siglas en inglés) que fueron enviadas a las autoridades estadounidenses entre 2000 y 2017 pero que no han sido filtradas hasta la llegada de la Administración Trump.

Estos archivos son algunos de los secretos mejor guardados del sistema financiero internacional y son usados por las entidades bancarias para informar sobre comportamientos sospechosos de sus clientes.

Estos informes SARs no necesariamente están relacionados con delitos ni tiene que ser por sí una prueba de los mismos pero cualquier duda vinculada a transacciones realizadas en dólares estadounidenses deben ser notificadas al FinCEN, incluso si tiene lugar fuera de los EE.UU.

Por ello, lo que se destape de las investigaciones derivadas de los FinCEN Files afectará a muchas entidades y personas de todo el planeta.

“A partir de los archivos secretos, los periodistas rastrearon los dólares de un traficante de drogas de Rhode Island, EE.UU., hasta un laboratorio químico en Wuhan, China; exploraron escándalos que paralizaron las economías de África y Europa del Este; identificaron a saqueadores de tumbas con reliquias budistas que se vendieron a las galerías de Nueva York; y siguieron a magnates venezolanos que desviaron dinero de viviendas públicas y hospitales”, informa el consorcio a BBC sobre algunas de los casos investigados.

El FinCEN ha comunicado que dicha filtración podría afectar a la seguridad nacional de EEUU, comprometer las investigaciones y amenazar la seguridad de personas e instituciones que aparecen en los informes.

¿Por qué es tan importante?

Los grandes criminales internacionales siempre han buscado un subterfugio para poder lavar el dinero procedente de sus delitos. Terroristas, narcotraficantes, contrabandistas de armas o políticos corruptos traspasan el dinero procedente de sus actividades delictivas a la cuenta de un banco “respetado” donde sus fondos no estarán vinculado con sus crímenes.

Este escándalo, que inexplicablemente no abre los telediarios españoles, dejaría a los paraísos fiscales de los multimillonarios al descubierto.

Los bancos, si cumplen la ley, no deben ayudar a este tipo de clientes a lavar o mover su dinero.

La ley establece que los bancos deben saber quiénes son sus clientes y si encuentran alguna evidencia de actividad criminal deben dejar de mover el dinero.

Fergus Shiel, representante del ICIJ afirmó que los archivos desvelados dan una “idea de lo que los bancos saben sobre el vasto flujo de dinero sucio en todo el mundo” lo cual evidenciaría, según el periodista, las gigantescas cantidades de dinero involucradas.

¿Qué grandes bancos están involucrados?

El diario argentino Clarín escribe al respecto: “Esos informes se hacen sobre todo cuando los bancos sospechan que alguna transacción puede estar relacionada con actividades como blanqueo de capitales, financiación del terrorismo o intento de esquivar sanciones o embargos. (..) Ese dinero podría ser parte de una trama de blanqueo de capitales o, tal vez peor, de financiación de crímenes como terrorismo o tráficos ilegales de armas, personas, drogas u obra de arte. (.,.) En el informe aparecen grandes bancos, entre los mayores del mundo: los estadounidenses JP Morgan, Citibank y Bank of New York Mellon, los británicos HSBC y Standard Chartered Bank, el francés Société Générale y el alemán Deutsche Bank. Algunos han sido sancionados con multas millonarias en los últimos años por actividades como ayudar a evitar sanciones o manipular índices financieros clave –que se usan para fijar tasas de préstamos- como el Euribor o el Libor”.

BBC Mundo publica que HSBC “permitió a estafadores mover millones de dólares de dinero robado por todo el mundo” y que lo hizo “incluso después de enterarse por boca de investigadores estadounidenses de que era parte de una estafa”.

El medio británico también informa, entre otros casos, que “JP Morgan permitió que una empresa moviera más de 1.000 millones de dólares estadounidenses a través de una cuenta de Londres sin saber quién era el propietario. Más tarde, el banco descubrió que la compañía podría ser propiedad de un mafioso en la lista de los 10 más buscados del FBI”.

¿Qué consecuencias tendrá esta filtración en el mundo financiero, económico, mediático y político?

Parece que incalculables y por ello resulta muy curioso el silencio escandaloso de algunos medios al respecto.