Internacional

Europa aprueba 'el derecho a reparar' limitando los productos de "un solo uso"

Europa aprueba 'el derecho a reparar' limitando los productos de "un solo uso"

Publicado: 26 de noviembre de 2020 10:28 (GTM+2)

La nueva normativa establecerá un etiquetado que muestre la capacidad de reparación de los dispositivos

El Parlamento Europeo ha aprobado el 'derecho a reparar' y limita así los productos electrónicos de “un solo uso”.

Con 395 votos a favor, 94 en contra y 207 abstenciones la cámara obliga a los fabricantes a facilitar la reparación de sus dispositivos y dar más datos sobre la posibilidad de reparación de cada producto.

La mayoría de los eurodiputados urgen a que “se desarrolle e introduzca un etiquetado obligatorio para proporcionar información clara, inmediatamente visible y fácil de entender a los consumidores sobre la vida útil estimada y la capacidad de reparación de un producto en el momento de la compra”.

El Parlamento aprueba de esta forma el ‘derecho a reparar’ para que estas reparaciones sean “más atractivas, sistemáticas y rentables, ya sea ampliando garantías, proporcionando garantías para las piezas reemplazadas o mejor acceso a la información sobre reparación y mantenimiento”.

El texto votado propone nuevas normas para la eliminación de obstáculos legales que impidan la reparación, reventa y reutilización.

Entre las distintas medidas que recoge la nueva regulación se encuentra el apoyo a la producción sostenible y el respaldo al mercado de segunda mano.

A su vez se pide un sistema de carga común para reducir los desechos electrónicos, una batalla que actualmente es motivo de debate entre las empresas que fabrican móviles. La compañía Apple, sigue sin adoptar el sistema USB-C en sus móviles, pero ha procedido a eliminar el cargador de la caja.

Con este texto aprobado, al igual que con el etiquetado energético, se obligará a establecer un etiquetado que refleje la durabilidad de los productos. Una información "clara y precisa" que deberá ser ofrecida al comprador antes de adquirir el producto.

Esta votación recoge por fin una reclamación de ciudadanos europeos desde hace años. Según apunta un sondeo de la Unión Europea del año 2014, el 77% de los europeos repararían sus productos antes que comprar otro y el 79% cree que los fabricantes deberían estar legalmente obligados a facilitar la reparación o reemplazar componentes.

“Se trata de una gran victoria para los consumidores de toda Europa. Esta votación pondrá en marcha una ola de nuevas políticas favorables a las reparaciones, desde puntajes de reparación en el comercio minorista hasta divulgaciones de longevidad del producto”, asevera el director legal de iFixit Europa, Matthias Huisken, organización que desde hace años ofrece un índice similar al que ahora propone la Comisión.

Francia ha sido el primer país en anunciar la introducción de estos cambios y lo hará en enero de 2021. De esta forma los fabricantes deberán “informar al consumidor sobre la posibilidad de reparar un producto”. Mediante una etiqueta con una puntuación del 1 al 10 que por el momento se establecerá a portátiles, smartphones, lavadoras, televisores y cortadoras de césped.

Además Francia espera que en 2024 se pueda informar además de la capacidad de reparación de un producto su fiabilidad y solidez.